Google Reader, descanse en paz

Hoy, día de Todos los Santos, tenemos un nuevo difunto por el que velar en años venideros: Google Reader.

Y es que ayer se hacía real uno de mis miedos: ver cómo Google se cargaba una de mis herramientas favoritas y de la que más réditos informacionales sacaba.

Desde hace un tiempo se venía escuchando por los mentideros de Internet que las redes sociales tipo Twitter estaban sustituyendo a los agregadores de contenidos de cara a informarnos. Pero yo seguía en mis trece por una de las funcionalidades más útiles de Google Reader: formarte tu comunidad de presciptores de información que compartían los enlaces que les habían hecho cambiar su habitual lectura vertical por una más sosegada. Muchos pensaréis ahora: ¡pero eso es lo que se hace en Twitter o en Facebook! Cierto, pero en esas redes sociales horizontales, entre pepita de oro y pepita de oro de información, también se colaban otros metales nobles (platos que engullimos, sitios que visitamos, series de televisión que vemos, … en definitiva, cosas más personales). Y que nadie se me cabree, pero con determinados usuarios, sólo me interesa compartir información más académica o más cercana a mi mundo laboral, sin necesidad de saber lo rico que estaba el pastel que le tocó en suerte comer ese día. Todo eso me lo ofrecía Google Reader.

Pues bien, ayer Google anunciaba un nuevo rediseño de la herramienta. Hasta ahí, nada malo. Un cambio de imagen no tiene por qué ser malo. Cuesta habituarte a las modificaciones de las cosas, pero normalmente las funcionalidades se mantienen intactas o incluso se mejoran. Pero bajo esa noticia, había un huevo de pascua escondido. Google se cargaba el botón “Compartir” (momento en el que mandabas a tu red de Reader un contenido que tú considerabas de interés) para poner el manido botón de +1, lo que hace que ahora esa información pase a tu perfil de Google+ en vez de a la comunidad exclusiva de Reader.

En esta era de infoxicación donde estamos desbordados día sí y día también por la carga de información, herramientas como Google Reader eran clave para acceder a la información de valor. ¿Y qué parte de la herramienta ofrecía precisamente eso? Su comunidad. Tener una serie de prescriptores que hacían las veces de filtradores y que compartían las cosas más reseñables. Google Reader tenía un fin muy claro: compartir cosas de interés para digerir sin mezclas personales. Pero como en Mountain View están viendo como languidece un nuevo intento de red social como es Google+, han decidido quemar todos los cartuchos. Uno de esos cartuchos es Google Reader, y me temo que muchos buscaremos una alternativa.

Para salir, eso sí, nos han dejado la puerta abierta con la herramienta de exportación de suscripciones.

R.I.P. Google Reader 🙁

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lorena Fernández

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

18 thoughts on “Google Reader, descanse en paz

  1. Kaixo
    Ahora los suscriptores tiene que ser de G+ y tenerlos en un circulo separado del resto. De esta manera al compartir eliges el circulo “e yasta”.
    Disparo en el propio pie? SÍ. Y ademas consiguen algo que se supone no querian, que G+ se llene de noticias no generadas por sus usuarios.

    Ondo izan

    Bihar

  2. Ando sollozando por las esquinas, ¡qué te voy a contar!, echo de menos mi reader, a mis fuentes de confianza perdidas y no, no y no, no me gusta G+.
    Ya sé, tendré que acostumbrarme, pero de momento estoy en plena pataleta.

  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo.

    La funcionalidad social de Google Reader me ha ayudado a encontrar muchos blogs interesantes (porque ya sabes que éstos tienen una tendencia a coger polvo bastante preocupante, así que hay que ir renovando constantemente). Cuando lo vi por primera vez me sorprendió bastante: ¡anda! puedo crear mi propio agregador y subscribirme a los agregadores de otros usuarios… ¡genial!

    Ahora es más importante atraer todo lo que se pueda hacia Google+, antes de que sea demasiado tarde… y se les muera. ¿O es algo más?

    Lo digo porque parace que el RSS ha fracasado, en 12 años podría haber llegado mucho más lejos, que esa era su vocación. Pero no ha sido así.

    En parte pienso que ha sido por el egoísmo de las personas, que al final son las que lo usan. Llámalo copyright, llámalo “visitas”, llamalo publicidad, llámalo como quieras… pero al final es un simple “no comparto”.

    De entrada el RSS siempre ha sido complicado de explicar, y ya sabes que cuando alguien aprende a usar un martillo todo empieza a tener forma de clavo. Ahora es Twitter, o Facebook, o Google+. Bueno, vale… me alegro (pero joder, podrían poner un RSS a los posts públicos de Google+ y tenernos contentos a los que sabemos usar más herramientas que no son el martillo).

    Ya sabes que “cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”, pero además depende tanto del observador que por tener un buen pack de RSS que lees cada día… “es que tu te enteras de todo”.

    Claaaro. Si nos movemos solo por Facebooks, Twitters y alrededores. Con la de cosas que hay aparte de eso…

    Un saludo 🙂

  4. Aunque yo nunca he usado Reader (siempre he mantenido mis RSS en local, en Liferea) sí que es cierto que, tal y como comenta Juanjo, da la sensación que el interés por los RSS va decayendo cada vez más.

    Y es que, aunque Twitter/Identi.ca está bien (no, no uso Facebook ni Tuenti ni semejantes; quizás algún día Linked In), en él encuentro, en general, mucha paja, en lo que a tratamiento de la información se refiere; lo veo más como un lugar donde expresar una opinión o donde mantener una conversación rápida que no un sitio donde encontrar lo que encuentro en mi Liferea: una especie de revista en constante actualización donde leer, a veces muy buenos, artículos.

    Para mí, el lugar de referencia sigue siendo el blog, donde yo suelo escribir cada vez menos frecuentemente pero con posts más largos.

    Por otra parte, y siguiendo en la línea que marcaba Juanjo, algunos lugares parecen maltratar lo que yo creo que es el paradigma del RSS introduciendo publicidad o simplemente usándolo como un simple notificador de actualizaciones; entiendo que algunos blogs desean obtener visitas y que para ello debes entrar en la página, pero deseo tener todos los artículos que me interesan con tan sólo echar un vistazo, no quiero tener que buscar el enlace para saltar directamente a la página donde encontrar el artículo completo del escueto, y a veces engorroso de leer, resumen que obtengo por RSS.

    En fin, creo que me he desviado un poco del tema, pero básicamente quiero decir que entiendo el motivo de tu marcha de Reader; sin embargo, hay quien no está de acuerdo contigo.

    De todos modos, gracias por las referencias y por tu opinión.

    Saludos.

  5. Hola:

    He de decir, que no hay que ser radicales. La nueva implementación que lleva el Google Reader lo quisieron anunciar antes, pero el aspecto aunque eso sí, tiene muy buena costumbre ante los que usamos habitualmente nuestros sitios como de antaño.

    No se trata de un modo de abandono, ni mucho menos. No. El problema ahora, es que, el sitio, ya no tiene parangón. Sólo que, en el tema del texto es algo mejorable. También he de reseñar que, a mí no me importa tener el G+ o no. Para ello ya tengo el Facebook, que más me interesa y más me tengo que conformar, porque de hecho, prefiero no tener amigos en el GReader.

    Aún a modo de riesgo, tiene mejores cualidades, que ahora mismo, van a implementar. Estoy seguro que no se van a perder muchas cosas, ni mucho menos, tener nuevos contenidos como hasta ahora. No se trate de una separación de contenidos. No. Se trata más bien, de una integración que, a la larga, no se van a separar los servicios que tienen hasta la fecha.

    El problema suscita, en que, mucha gente usa el Google Reader, porque tiene un sistema de refinado que otros no tienen (véase Netvibes y otros como se ha detallado de la web de Bitelia). Además, de ordenar a nuestro gusto los canales que queramos en cada momento (tres posiciones: Los más recientes, los más antiguos y los que se ordenan mágicamente).

    Yo he probado de las tres maneras y, puedo decir mucho, que cuando son carpetas o etiquetas en el Google Reader, prefiero mucho mejor, los más antiguos para leerlos luego los más recientes. Los canales los tengo como los más recientes, para así, por si me pierdo un canal por leer de algo que me interese, pues leerlo y encontrarlo. No sólo la búsqueda que se puede usar. Entre otras.

    En cuanto al texto que aparecen los elementos, son distantes al anterior. El problema ahora, es que, la lectura de los mismos, son algo más grandes de lo habitual. A mí me gustarían que fueran de 20 en 20 elementos, porque son los más de lo más. Pero se pueden cambiar. El problema que veo es eso, me gustará ahora cambiar el tipo de letra que tengo habitual por otra. De hecho, ahora mismo, no tengo tanto tiempo para cambiarlo, pero lo haré en cualquier momento.

    Bueno, no me enrolo bastante, porque es algo largo para dar explicaciones de todo tipo.

    Perdonar, porque con la tanta infoxicación que tenemos ahora… 😉

    Slds…

  6. @bihar: la pega de ese proceder con círculos es que esos suscriptores no publicarán sólo información procedente de Google Reader, lo que añade un alto nivel de ruido

    @arati: comparto la pataleta. Y lo que más rabia me da es que no he podido migrar a mis prescriptores de información, así que he perdido esa valiosa información…

    @juanjo: comparto contigo la aseveración de que el RSS ha muerto, pero a medias ;-). Creo que ha muerto para el usuario, pero los desarrolladores tenemos que sacarle chispas. A veces nos empecinamos en crear APIs cuando un simple RSS hubiera servido para el intercambio de información

    @marta: pues sí… menudo año. Pero es lo que tiene diversificar tanto en actividades. Como decía mi amama: “quien mucho abarca, poco aprieta”

    @morpheus: efectivamente, las redes sociales llevan ya implícito un ritmo de consumo de información demasiado acelerado. Sin embargo, un agregador nos da aún una cierta pausa y la posibilidad de escapar a las lecturas verticales en algunos casos

    @santiago: creo que no has captado la esencia de mi artículo. Yo no me quejo de la nueva disposición de elementos en Google Reader. Me quejo de la pérdida de una funcionalidad: compartir enlaces de interés sin mezclar churras con merinas (es decir, enlaces interesantes con publicaciones más personales, que se dan en Google+)

    @iñaki: touché 😉

  7. “@santiago: creo que no has captado la esencia de mi artículo. Yo no me quejo de la nueva disposición de elementos en Google Reader. Me quejo de la pérdida de una funcionalidad: compartir enlaces de interés sin mezclar churras con merinas (es decir, enlaces interesantes con publicaciones más personales, que se dan en Google+)”

    Vamos a ver Lorena.

    No. Entiendo perfectamente, sé que la funcionalidad se ha perdido. Pero yo, en realidad, no tengo amigos en el Google Reader, ya que, se pierde mucho en contexto a la realidad de que los demás sigan en la línea de poder tener la información (en mi caso, es inmensa).

    Lo de compartir enlaces, sólo se pierde en una parte, la directa que realizaba anteriormente el Google Reader, pero eso sí, no se pierde la funcionalidad de compartir a una red social, como el de Twitter; Facebook; etc.,… Eso no se pierde. Tan sólo, que esa función está en la configuración del Google Reader para compartir externamente.

    El problema también, suscita cuando tú quieres compartir con los amigos en el Google Reader, pues es que, la funcionalidad deja mucho que desear, ya que, aumenta en medida el acaudalado de la información con las bases de datos del Google Reader (que ahora mismo, al tener más de 3.375 canales, falla y, la causa no esté sólo ahí, hay otros factores).

    También remarcar, que por ejemplo, cuando quiero compartir un enlace en mi Facebook, por ejemplo, ya tengo un ‘Enviar a’, con una flechita, de ahí, tengo configurado para mandarlo al Facebook, directamente y sin más, me abre otra pestaña (eso sí, por configuración del Firefox u otro navegador que le quieras poner) y, de ahí, como con cualquier otra red social que quieras poner (no olvides, que también puedes añadir de los que no estén en la lista).

    Google Reader ha perdido ese terreno, sólo que han querido ponerlo en el proyecto ‘G+’, que yo no lo tengo y, no espero tenerlo en el futuro.

    Para mí, no es una pérdida de tiempo compartirlo en otra red que no sea de Google. Para nada, me aporta más dinamismo a la hora de compartir información externa.

    Slds…

  8. Completamente de acuerdo, Lorena. Cuando he visto el cambio de interfaz, lo primero que he ido a buscar han sido mis suscripciones y no encontrarlas ha sido una gran decepción. Ahora me toca organizar un buen sistema de círculos en G+, aunque no me convence.

  9. @guillermo: tendrían que haber facilitado una opción de exportación también para esta parte

    @manfred: aún no han actualizado las aplicaciones móviles, pero están en ello. Me temo que en unos cuantos días, el entierro será definitivo 🙁

  10. @Lorena Fernández y @Guillermo: ¿Cómo esto?: https://www.google.com/reader/subscriptions/export?hl=es
    El OPML siempre está. Lo tengo desde siempre…
    Por cierto, no desesperar, que han cambiado un poco el modo estético. Los enlaces ya no aparecen en negro, sino, en azul-verdoso. Lo tengo desde así, ya que, no pierdo absolutamente nada de él. Como ya he comentado en varias ocasiones y de distintos sitios, pues que, no hay que desesperarse, aunque hayan hecho estos cambios que han querido poner, algunas funciones las están implementando para que las veamos con los ojos. Eso sí, va más rápido que antes, el problema ahora, es que, es como decís, la estética, que ha perdido un poco en el empeño. Pero esperemos que hagan otro cambio dentro de unos días.

    Lo de la estética del iPhone, no digamos que por el momento, no lo han hecho. Sólo han limitado a quitar esas funciones que tiene el actual. El resto, parece que va un poco mejor. Aunque, como comprenderéis, tengo más de 3.466 canales, que van subiendo y bajando, según conforme a lo que voy desuscribiendo y suscribiendo los canales que tenga en cada circunstancia (como publico en mi blog).

    Pero de hecho, no debemos desesperar por los nuevos cambios que se avecinen no sólo con la estética que han hecho. Sino, que harán otros cambios que nos harán un poco más felices.

    Pero en mi caso, no pierdo nada, porque tengo una ingente cantidad de canales por añadir (42.000).

    Un dicho: La esperanza siempre tiene un premio.

    Slds…

  11. @santiago: el enlace que nos pasas, efectivamente corresponde al OPML de las fuentes a las que estamos suscritos, pero no incluye a las personas a las que seguíamos en sus recomendaciones (es decir, la parte social de Google Reader), que es lo que Guillermo y yo echamos en falta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *