Las mujeres y el fútbol

Una tarde de lluvia, granizo y viento solo incita a irte a tu casa derechita para sepultarte bajo diez mantas. Pero si te enteras de que Hernán Casciari y Enric González están en Bilbao para dar una conferencia, no hay ciclogénesis que te frene. Además, la temática era sumamente sugerente: la suma de Letras y Fútbol (a priori, difícilmente asociables), un ciclo organizado por la Fundación Athletic Club y la Biblioteca Foral.

Llegas, te sientas y empiezas a disfrutar de sus relatos, porque estos dos monstruos de la comunicación (en el buen sentido ;-)), no solo tienen gracejo sino que también saben muy bien cómo transmitir su pasión en torno al fútbol. Hasta ahora todo bonito, los pájaros trinan, las granizadas de fuera no se escuchan y una sonrisa se instala en tu cara. Todo hasta que uno de tus ídolos (Hernán Casciari) se casca una reflexión que no le hace ni sonrojarse:

En España, la victoria de la selección ha supuesto la irrupción del chismorreo en el fútbol porque ha supuesto también la entrada de la mujer a este mundo. Esa mujer que escucha a la Esteban, ahora habla de lo triste que está Cristiano Ronaldo o el beso de Sara Carbonero.

Me froto los ojos (a pesar de que desde el fondo no estaba viendo un carajo) y miro a mi alrededor por si soy la única en un mundo paralelo que he escuchado eso y se ha escandalizado. Llega el turno de preguntas y no veo ninguna alusión a esta profunda reflexión, que a pesar de pasarla por mi filtro humorístico para intentar tolerarla, no consigo que me haga ni pizca de gracia. Si nadie le pregunta sobre el tema, ¿será que he soñado esa parte o que la he malinterpretado? Así que superando el ataque de corazón que me da al intervenir con preguntas en conferencias, levanto la mano. Y es que, tal y como he comentado allí, en mis 30 años de existencia, estimo que desde que tengo uso de razón he sido aficionada al fútbol y más en concreto al Athletic. Algo que pudiera parecer fácil, viviendo donde vivo, pero que no lo es tanto cuando tu padre es madridista. Pero, además de ser aficionada al fútbol, soy mujer y comentarios como éste me repatean. Me repatean porque gracias a estos imaginarios, no veo un futuro cercano en el que la afluencia de hombres y mujeres a un estadio de fútbol pueda ser equilibrada. Me repatean porque me imagino a esas niñas incomprendidas que quieren jugar de pequeñas al fútbol y se les mira como a bichos raros (a mí misma me pasó en su día). Me repatean porque justo dos grandes mujeres de la directiva del Athletic, que sé de buena tinta, se desviven por este club, estaban en esa conferencia. Me repatean porque el 90% de los comentarios sobre la tristeza de Cristiano Ronaldo se los he escuchado a hombres.

Tras mi intervención, la respuesta de Hernán ha sido aún más desafortunada (él mismo ha reconocido que le ha salido algo todavía más machista), pero entre el público ha habido risas porque es indudable que el tío es gracioso hablando. Pero, vuelvo a lo mismo: a mí esto ya no me hace gracia.

Así que, como últimamente solo los cabreos me empujan a escupir cosas en este blog, me he ido de la conferencia hecha un basilisco y sin pasar en modo groupie (como tenía pensado) a saludar a estos dos cracks. Y reitero que siguen siendo para mí cracks y los respeto. Me hubiera gustado que ese mismo respeto hubiera sido recíproco en la charla.

La próxima vez que encienda el televisor y se esté emitiendo un partido de fútbol, correré a por el mando para poner a la Esteban y los “chismorreos”, como buena mujer que soy. Si no rompemos estos imaginarios, apaga y vámonos.

Imagen de gatogrunge (CC by-nc-nd)

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, BOFH en Nirelandia. Colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

Últimas publicaciones de Lorena Fernández (ver todas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...