El oficio más antiguo del mundo

farolillos rojos
Foto: Juan J Ferrer

Leo en la versión digital del periódico La Voz de Galicia que existe en Internet un foro donde se evalúa la calidad de las prostitutas de Vigo.

Esto, además de sorprenderme, me ha vuelto a traer una cuestión que hace tiempo me rondó la cabeza: ¿Para cuándo una regularización de la prostitución con el fin de ser considerada como un oficio cualquiera? Si hay alguien dispuesto a pagar por unos servicios y alguien dispuesto a ofrecerlos, ¿por qué no se considera a las prostitutas como trabajadoras?

Las ventajas que esto conllevaría, a mi entender, serían las siguientes (siempre y cuando estemos hablando de prostitución libre y no forzada):

  • Se combatiría la trata de personas y el uso de menores para estos menesteres.
  • Menor precariedad para las prostitutas evitando enfermedades, abusos y reduciendo algunas de las desigualdades de las que son víctimas.
  • Se pondría fin a la figura del proxeneta y traficante de mujeres.
  • Más personas cotizando la Seguridad Social para alargar un poquito la duración de las jubilaciones.

Acaso sería una utopía que una prostituta pudiese montar su propio negocio, cogiendo la baja en caso de estar enferma y pudiendo jubilarse con dignidad, cumplida una cierta edad. Basta ya de tanta hipocresía e inhibición. Se trata del oficio más antiguo del mundo. Todos sabemos que existe y que es un negocio con una demanda constante sea cual sea la época. Sin embargo, sus aspectos más evidentes están prohibidos por motivos de moral tradicional.

Esta fue una de las conclusiones que obtuve tras ver el peliculón de Fernando León de Aranoa: Princesas. Sin duda, la mejor película española de este año con papelones de Candela Peña y Micaela Nevárez y una tremenda banda sonora de Manu Chao.

No hay nadie como Fernando para retratar la realidad social de nuestro país (en especial, la realidad de las clases más desfavorecidas). Os la recomiendo a tod@s.

Dicen que las princesas no tienen equilibrio, son tan sensibles que notan la rotación de la tierra. Dicen que son tan sensibles que enferman si están lejos de su reino, y que pueden morir de tristeza.

Otros enlaces interesantes: el manifiesto por los derechos de las prostitutas vs. La Plataforma de organizaciones de mujeres por la abolición de la prostitución.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lorena Fernández

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

6 thoughts on “El oficio más antiguo del mundo

  1. Lo que yo opino de esto, Lore, es que antes hay que solucionar otro problema más grave: el de la esclavitud al que se ven sometidas muchas mujeres (la gran mayoría de las que se dedican a este ‘oficio’ si quieres llamarlo así) y que podría verse de alguna forma legitimada si se aprueba una regulación. Primero habría que acabar con este tráfico ilegal de personas y luego plantearnos la regulación de quien libremente decida dedicarse a esto.

    Hay una tribuna muy, muy buena de Soledad Gallego que lo explica mejor que yo. Es larga y es del servicio de pago de El País, así que sientete libre de borrarla si alguna de las dos cosas te incomoda que no me enfado 😉

    En lo que si estoy totalmente de acuerdo es en el comentario sobre Fernando León. Aunque Princesas, para mi, es su película más floja, se trata sin lugar a dudas del Ken Loach español.

    Y ahora ya, la tribuna:

    La esclavitud más antigua del mundo
    SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ
    EL PAÍS – España – 24-06-2005

    Uno de los dichos más injustos y manipuladores del castellano es el que afirma que la prostitución es el oficio más viejo del mundo, porque pretende presentar como oficio lo que históricamente ha sido, y sigue siendo, la esclavitud más antigua del mundo. Uno de los primeros en denunciarlo fue Victor Hugo, asombrado de que los hombres pudieran dar por erradicada la esclavitud en Europa mientras que decenas de miles de mujeres seguían siendo transportadas como ganado, de provincia en provincia y de burdel en burdel.

    Han pasado 125 años y el desgraciado dicho sigue haciendo fortuna y provocando confusión. Porque si se mira con los ojos de Victor Hugo, se comprende mucho mejor por qué tantos grupos de mujeres consideran que la solución no consiste en regularizar la prostitución, sino en combatirla, y por qué están tan preocupados ante el anuncio de que el actual Gobierno se plantea la posibilidad de considerarla un trabajo “normalizado”.

    La experiencia, muchos estudios y la gran mayoría de los especialistas creen que la regularización de la prostitución no acaba con el tráfico de seres humanos, que nutre hoy día en más de un 90% los burdeles españoles, sino que favorece los intereses de los proxenetas, y de los clientes, dándoles un baño de respetabilidad y normalidad.

    El problema de la prostitución en este país parte de un contexto muy concreto. El 90% de las mujeres que ejercen la prostitución no son españolas: de las 19.027 que contabilizó el año pasado la Guardia Civil en 1.070 moteles de carretera, sólo 374 eran españolas. El resto, 18.655, procedía de Europa Oriental (34%), América Latina (58,5%) y África (7%). Prácticamente ninguna de ellas ha podido beneficiarse del proceso de regularización de inmigrantes que acaba de cerrar el Gobierno y es cierto que necesitan esa documentación; pero la obligación de proporcionarles “permisos de trabajo” no pasa por normalizar, ni reconocer, su situación actual como prostitutas.

    Se trata, precisamente, de lo contrario: de ayudarlas para que abandonen esa esclavitud. No de que los esclavos lleguen a España con contrato legal, respaldado por su explotador, sino de evitar que esas redes mafiosas, y la gran mayoría de las veces, violentas, puedan importar con reconocimiento formal “mano de obra” con la que abastecer sus clubes. Ya hay demasiadas poblaciones con más burdeles que escuelas.

    España es, desgraciadamente, uno de los países donde el “consumo” de prostitución está menos desprestigiado. Las encuestas indican que un 30% de los españoles practica el sexo con prostitutas, sin que se les reproche socialmente ni se les recrimine legalmente. Nada que ver con la decisión sueca de luchar contra la prostitución no acosando a las mujeres, como en España, sino multando públicamente a sus clientes. O como en Noruega, donde se obliga a los funcionarios y empleados del Gobierno a observar una guía ética que les impide “comprar o aceptar servicios sexuales”, bajo amenaza de duras sanciones disciplinarias. O en otros países, donde la policía investiga discretamente a los usuarios del turismo sexual (85 de cada 100 personas que viajan a Tailandia son hombres).

    En España, los clientes son casi invisibles y nadie les acosa o les incomoda, pese a que casi siempre se están aprovechando de la pobreza, la ignorancia y la esclavitud. Y aunque fuera verdad que un 5% de las mujeres que ejercen la prostitución lo hacen voluntaria y libremente, lo lógico sería que nos preocupáramos primero por solucionar el problema del 95% que no desea un contrato de prostituta sino un contrato de trabajo. Sólo después merecería la pena pensar cómo se respetan los derechos de Pretty Woman o de la Tristana de Buñuel.

  2. Aupa loretahur!

    primero felicitarte por tu blog. está muy bien…

    Sobre el tema de la prostitución, yo creo que, aunque se legalice, no variarían muchas cosas, ya que la gran mayoría de prostitutas que ejercen no son españolas, y si no tienen papeles, tampoco podrían darse de alta. y si su contrato de trabajo pudiese ser la prostitución, estaríamos abriendo la puerta a todos los inmigrantes del mundo. ¡¡Vengan a España, prostituyanse y logrén ser español a todos los efectos!

    Además, lo queramos ver o no, la prostitución ya es legal, porque sino no tiene sentido la existencia de burdeles en todas partes. ¿acaso creemos que las autoridades no lo saben?

    ¿esclavitud? En muchos casos si, pero no en todos. En otros casos es la única forma posible de ganarse la vida, e incluso hay casos en que se ejerce por hobby, por tener un mayor poder adquisitivo, ya que por formación o posibilidades podrían trabajar de otra cosa. pero vivir peor.

    Es un tema complicado!!

    muxu bat! Agur!

  3. Llevo años convencido que en el tema de las drogas y de la prostitución (tan antiguos como el hombre y un “problema” solo desde hace poco tiempo) la mejor política es legislar para la realidad existente y no para intentar alcanzar una realidad utópica. Asumamos que de momento las sociedades no tienen la madurez suficiente para que estos “problemas” desaparezcan y hagamos que la vida de las prostitutas y los drogodependientes no sean marginales y sórdidas. El tráfico de personas probablemente no desaparecerá, pero mucha gente verá una mejoría en su vida y se tendrán mejores armas para combatir a los proxenetas y a los que esclavizan a mujeres y niñas.

  4. De momento no parece que la no regulación de la prostitución haya conseguido disminuir la trata de blancas.

    Quizás en un entorno regulado les resultaría más difícil la tarea a los proxenetas.

    En cuanto a lo de empezar por el 5% o por el 95%, me parece un argumento demagógico. Si podemos solucionar YA el problema del 5%, o quizás del 10%, ¿por qué esperar?

    No digo que nos olvidemos del problema del resto, pero desde luego no veo que el que haya gente que está peor sea razón para dejar de ayudar a quién también lo necesita, aunque sean menos, sobre todo cuando es relativamente sencillo hacerlo.

  5. Saludos

    Interesante mensaje. En realidad, la regularización responde a dos cuestiones paralelas que, si no se regula, se mantendrán en un limbo legal de lo más negativo, esto es: Se consigue la protección de las trabajadoras (las que lo hacen voluntariamente), con lo cual se les da seguridad, control, sanindad, etc., si las dejamos como están es un trabajo precario por donde lo mires. Por otro lado, se podrá controlar mucho más el ingreso de personas a esta profesión (aunque pensemos usualmente en mujeres, no son las únicas que ejercen, son la gran mayoría, eso es cierto), quien esté obligando a alguien le puede caer un puro mucho más grande, y el intento de regularisarse de la persona explotada puede ser un camino para pillar a los proxenetas que se pasan tres pueblos o a los tratantes de blancas.

    Por otro lado, puede tener sus lados negativos (debido a una mala regularización), como en Alemania, donde si una persona que ha sido prostituta se niega a trabajar de nuevo en ese campo puede perder el desempleo que está cobrando (al menos esto era así hace unos meses, no sé si lo reformaron a fin de cuentas), otros dicen que si es una trabajadora “de contrato y regular” no podría negarse a realizar sus servicios (por lo mismo que un vendedor no puede negarse a venderte lo que expone al precio que lo expone), pero este tipo de cuestiones deben estar sujetas, como parece obvio, a una regularización específica que respete la dignidad de quien trabaja en los menesteres sexuales.

    Ahora, el artículo del País bien menciona que son pocas las prostitutas voluntarias, pero se equivoca al decir que primero se debe solucionar el tema de las “otras”, es incorrecto, son cosas que deben hacerse en Paralelo. Una legislación laboral fuerte a la vez que una presión contra proxenetas y abusadores varios ¿Cómo se soluciona lo del 95% no voluntario si no las podemos distinguir de las voluntarias?

    Qué rollos suelto :S

    hasta Luego 😉

  6. @josemaria: ¿Y por qué no solucionar tanto el problema de la esclavitud como el de la precariedad de las prostitutas a la vez? Acaso no se pueden hacer ambas cosas. Con lo que ganan nuestros políticos, tendrían que poder gestior esto y mucho más.

    @velimir: gracias por las felicitaciones ^_^. Yo no abogo en el post por la legalización de la prostitución sino por la normalización como empleo normal y corriente.

    @jomra: me encantan tus rollos (como tú los llamas). La verdad es que sí que tendría que regularse con pies de plomo porque como se den condiciones como las que nos narras en Alemania… mal vamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *