Las cien mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial

guerraLas guerras siempre están repletas de historias cargadas de desolación, tristeza, penurias, muertes y así hasta un largo etcétera de cosas negativas. Sin embargo, también podemos encontrar anécdotas curiosas y hasta con un punto de gracia.

Sin ir más lejos, durante la Segunda Guerra Mundial nació la agencia que hoy conocemos como la CIA. En un principio comenzó denominándose OSS (Oficina de Servicios Estratégicos). Su labor consistía en idear prácticas poco ortodoxas para salvaguardar a los norteamericanos. Y cuando digo poco ortodoxas, me refiero a raras de narices. No hay más que ver su lema:

Ningún proyecto es demasiado inverosímil, ningún arma lo bastante extravagante como para ser descartada.

Para que os hagáis una idea, paso a enumerar algunas:

  • Dado que para las tropas norteamericanas era tremendamente difícil bombardear Tokio (no tenían ninguna base aérea cercana), no se les ocurrió otra cosa que usar murciélagos adiestrados a los que adherían bombas en las alas. Por suerte, al final no pusieron en práctica este método tras sufrir unos cuantos incidentes durante las pruebas (con incendios incluidos).
  • Otro proyecto descabellado fue el de intentar dañar los puertos alemanes usando… ¡icebergs! Estos sí que parecían de Bilbao: “Oye Patxi, qué te parece si arrastramos un par de icebergs desde el Polo Norte y los lanzamos contra las costas alemanas”. Tampoco se llevó a cabo por razones obvias.
  • También se encargaban de campañas propagandísticas para, al más puro estilo Goebbels, erosionar la moral nazi. Dentro de éstas, se remitieron cartas en las que se comunicaba a los familiares que un soldado había fallecido. O diseñaban falsos sellos postales con la imagen de Hitler en forma de calavera. O introducían octavillas entre las tropas alemanas en las que se contaba que las mujeres con maridos en el frente tenían que acudir a una granja de reproducción de las SS.
  • Incluso existió un plan para introducir hormonas femeninas en la comida de Hitler.

Todo esto y más lo podréis encontrar en un libro estupendo: Las cien mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial (Fermat, gracias por el préstamo ;-)). Por cierto, el autor, Jesús Hernández, tiene un blog que no tiene desperdicio: ¡Es la guerra!

Que ustedes disfruten de la lectura.

Título: Las cien mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial
Autor: Jesús Hernández
Editorial: Inédita Editores
ISBN: 84-96525-70-8

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

Últimas publicaciones de Lorena Fernández (ver todas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...