Historia de la torre Eiffel o cómo el tiempo demuestra nuestra estupidez

torre-eiffelIba a titular este post con algo impactante del tipo: “Guía para ser el perfecto bocachancla y no morir en el intento” o bien “Las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno“. Pero tras el último taller de aprendices sobre posicionamiento, me ha quedado claro que hay que usar más palabras clave y menos verborrea poética.

La cuestión y fondo del post (hay que ver cómo me disperso los domingos…) es la historia de la torre Eiffel. Curiosa cuanto menos, puesto que, a pesar de que ahora es el símbolo indiscutible tanto de París como de Francia, resulta que en su tiempo, nadie dio un duro por el monumento. De hecho, años antes, fue ofrecida a la ciudad de Barcelona, que la rechazó diciendo que era algo raro y caro.

Esta obra de ingeniería de Alexandre Gustave Eiffel, se construyó allá por 1889 con motivo de la Exposición Universal de París, algo así como una Expo en la que se celebraba el centenario de la toma de la Bastilla. Con esa excusa se decidió montar algo “grande”, pero tras ver la propuesta de la torre, a nadie le gustó e incluso se planteó que se desmontara tras la exposición. Se le llegó a tildar de monstruo de acero (quizás influyese que originalmente era de color amarillo…). Lo que salvó a este monstruo de la lapidación popular fue nada más y nada menos que la antenita que tenía en su cima, puesto que era excelente aliada en la Primera Guerra Mundial captando ondas de radio alemanas.

Y aquí va mi reflexión en alto: ¿quién decide lo que es arte o no? Ahora nadie se atrevería a poner en duda el valor artístico de la torre. Sin embargo, en sus primeros años fue muy cuestionada. Qué poco valor tiene nuestra opinión actual y qué traicionero puede ser el tiempo, que se encarga de ponernos en nuestro sitio y darnos o quitarnos la razón.

¡Ah, por cierto! ¿Sabíais que se trata de un monumento al que no se le puede asignar una altura concreta? La razón es que al estar hecha de metal, éste se dilata o contrae con las diferentes temperaturas. Con lo que puede a variar del orden de ocho centímetros.

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

Últimas publicaciones de Lorena Fernández (ver todas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...