¿Qué necesitan los desarrolladores de software para montar aplicaciones de colaboración con éxito? A parte, claro está, de dinero…

Y aquí va la segunda presentación que hice en Ciudades, ciudadanía e Internet. Esta vez estaba muy bien acompañada por Aitor García Rey de Linking Paths y Dani Reguera de Tagzania. Fue una mesa muy especial para mí porque hasta ahora nadie nos había preguntado a los desarrolladores de software qué es lo que necesitamos. Así que aquí va una lista de cosas:

Además de cantidades ingentes de cafeína… (y un buen maquillaje/gafas de sol por las mañanas para ocultar nuestras ojeras)

  • Miradas 1.0. Los que andamos rodeados de nuevas tecnologías solemos pecar de imbuirnos en exceso en nuestro propio mundo, pensando que todo lo que está fuera es igual. Por eso en un proyecto de participación ciudadana en el que se pretende involucrar cuanta más gente mejor, es primordial tener miradas 1.0. Cuando tenía que hacer algún proyecto durante la carrera, tenía a mi beta-tester personal: mi hermana. Una persona que, por decirlo de alguna manera, no era la más diestra con las TICs. Así que si ella era capaz de entender la herramienta, usarla de una forma más o menos intuitiva o natural, es que había logrado el éxito total. Por eso nos tiene que quedar claro que la tecnología es un facilitador y no un dificultador.
  • Que la herramienta sea un medio y no un fin. Otro pecado de los que desarrollamos: intentamos convencer a los usuarios que necesitan cosas que no necesitan (eso lo hace a las mil maravillas Mister Jobs y su manzanita ;-)). Y es la herramienta la que se tiene que amoldar a las necesidades del uso y no el uso a las funcionalidades de la herramienta. Para ello, hay que hacer un esfuerzo importe para especificar bien lo que se quiere conseguir y cómo. Si se recogen bien los requisitos desde un inicio, no deberían darse excesivos cambios por el camino… aunque la manida beta continua está teniendo unos efectos devastadores en nuestra salud ;-). Lo que parece un cambio trivial puede ser una catástrofe para el diseño del sistema.
  • Esto me lleva al siguiente punto: hay que saber hablar el “Klingon-usuario / Usuario-Klingon. El usuario no sabe hablar nuestro idioma y muchas veces nosotros tampoco sabemos hablar el idioma del usuario. Así que la clave aquí es tener un traductor que conozco los dos mundos.
  • Distinguir los diferentes roles de un proyecto web: están los analistas, los programadores, los diseñadores, los maquetadores, … aunque muchas veces nos toca hacer de Juan Palomo: una única persona se lo guisa y se lo come todo.
  • Los sistemas a medida tienen un mal envejecimiento y más si son sistemas propietarios con licencias anuales de mantenimiento. No es necesario reinventar la rueda, con el software libre como aliado todo se puede conseguir. Gracias a las comunidades de programadors, You’ll Never Walk Alone :-).
  • Y una última petición que nos hará ganar en salud: ¡dejad de navegar ya con Internet Explorer 6! Este llamamiento sobre todo va dirigido a algunas instituciones que siguen anquilosadas en los anales de la historia de Internet…
Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

Últimas publicaciones de Lorena Fernández (ver todas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...