Archivo de ‘Sociedad

¿Qué necesitan los desarrolladores de software para montar aplicaciones de colaboración con éxito? A parte, claro está, de dinero…

9 Comentarios »

Y aquí va la segunda presentación que hice en Ciudades, ciudadanía e Internet. Esta vez estaba muy bien acompañada por Aitor García Rey de Linking Paths y Dani Reguera de Tagzania. Fue una mesa muy especial para mí porque hasta ahora nadie nos había preguntado a los desarrolladores de software qué es lo que necesitamos. Así que aquí va una lista de cosas:

Además de cantidades ingentes de cafeína… (y un buen maquillaje/gafas de sol por las mañanas para ocultar nuestras ojeras)

  • Miradas 1.0. Los que andamos rodeados de nuevas tecnologías solemos pecar de imbuirnos en exceso en nuestro propio mundo, pensando que todo lo que está fuera es igual. Por eso en un proyecto de participación ciudadana en el que se pretende involucrar cuanta más gente mejor, es primordial tener miradas 1.0. Cuando tenía que hacer algún proyecto durante la carrera, tenía a mi beta-tester personal: mi hermana. Una persona que, por decirlo de alguna manera, no era la más diestra con las TICs. Así que si ella era capaz de entender la herramienta, usarla de una forma más o menos intuitiva o natural, es que había logrado el éxito total. Por eso nos tiene que quedar claro que la tecnología es un facilitador y no un dificultador.
  • Que la herramienta sea un medio y no un fin. Otro pecado de los que desarrollamos: intentamos convencer a los usuarios que necesitan cosas que no necesitan (eso lo hace a las mil maravillas Mister Jobs y su manzanita ;-)). Y es la herramienta la que se tiene que amoldar a las necesidades del uso y no el uso a las funcionalidades de la herramienta. Para ello, hay que hacer un esfuerzo importe para especificar bien lo que se quiere conseguir y cómo. Si se recogen bien los requisitos desde un inicio, no deberían darse excesivos cambios por el camino… aunque la manida beta continua está teniendo unos efectos devastadores en nuestra salud ;-). Lo que parece un cambio trivial puede ser una catástrofe para el diseño del sistema.
  • Esto me lleva al siguiente punto: hay que saber hablar el “Klingon-usuario / Usuario-Klingon. El usuario no sabe hablar nuestro idioma y muchas veces nosotros tampoco sabemos hablar el idioma del usuario. Así que la clave aquí es tener un traductor que conozco los dos mundos.
  • Distinguir los diferentes roles de un proyecto web: están los analistas, los programadores, los diseñadores, los maquetadores, … aunque muchas veces nos toca hacer de Juan Palomo: una única persona se lo guisa y se lo come todo.
  • Los sistemas a medida tienen un mal envejecimiento y más si son sistemas propietarios con licencias anuales de mantenimiento. No es necesario reinventar la rueda, con el software libre como aliado todo se puede conseguir. Gracias a las comunidades de programadors, You’ll Never Walk Alone :-).
  • Y una última petición que nos hará ganar en salud: ¡dejad de navegar ya con Internet Explorer 6! Este llamamiento sobre todo va dirigido a algunas instituciones que siguen anquilosadas en los anales de la historia de Internet…

Digitalizando las juntas de vecinos

1 Comentario »

Esta fue la primera de las presentaciones que hice el sábado en la I jornada Ciudades, Ciudadanía e Internet, analizando casos de éxito de aplicaciones para la colaboración ciudadana. No me pude explayar mucho porque teníamos muchas voces que escuchar y poco tiempo (un montón de mesas y público muy participativo, cosa que se agradece enormemente), así que aquí dejo todo lo que me tenía en mente :-).

No tenemos que entender la participación ciudadana a través de la Red exclusivamente como una vía para que los políticos se comuniquen con nosotros de una manera más directa ni a la inversa. Una pata muy importante es la de organizarnos: lograr ciudades y ciudadanos enredados que prefieran pasar a la acción en vez de esperar que alguien dé el primer paso o les tienda la mano. Ciudades y ciudadanos que no sólo se organicen cuando hay problemas, sino también para compartir experiencias y convivencias.

Cuando pienso en esto, el primer ejemplo que me viene a la cabeza es el de Abla, un pueblo almeriense de unos 1.500 habitantes, muchos de ellos “hackers rurales” que impulsan la innovación desde abajo y no esperan a que sean las administraciones las que enciendan la chispa: redes sociales de vecinos, red wifi gratuita (como colofón a su declaración en 1998 de que el acceso a Internet debe ser un derecho universal de todos los ciudadano), vecinos que se comunican con el alcalde vía Internet, móvil o en persona, y un largo etcétera.

Otro ejemplo de un uso interesante en la Red es el de Fix My Street y su réplica más cercana arreglaMicalle (con un eco más limitado que el de su hermana inglesa). Plataformas en las que denunciar el mal estado de los espacios públicos bajo el slogan “si el ayuntamiento olvida, la comunidad recuerda“. Harina de otro costal será que el ayuntamiento no quiera escuchar… Fix my street nació hace poco más de un año como un proyecto de MySociety, una organización británica no gubernamental dedicada a “crear sitios web que proporcionan a la gente beneficios simples y tangibles en ámbitos cívicos y comunitarios”. En la misma línea está Alertas Urbanas en Cornellá, promovido por la asociación Cornellà Xarxa Ciutadana. Una página web donde localizar cualquier tipo de problema, dificultad, mejora… del barrio de Cornellá. Cuentan con un foro, un wiki y un cafetería on-line.

Si nos gusta más el modelo acción-reacción, podemos hacer algo de guerrilla con Aparcas como el culo, una plataforma desde la que nos podemos imprimir unos carteles-tipo para dejar en los parabrisas de los conductores in-cívicos, informándoles de algo que quizás no habían detectado (¡ejem!) e indicándoles dónde les podrían enseñar a hacerlo mejor. Cuentan con una galería de los horrores.

Y si seguimos con denuncias de espacios públicos: Queremos Jugar es una campaña iniciada por Save The Children donde uno puede mandar o sumarse a una denuncia ya hecha del mal estado de parques y polideportivos, o la falta de estos. El 15 de diciembre finalizó el período de recogida y ahora se está analizando la información para hacérsela llegar a los ayuntamientos correspondientes.

Bajo el slogan “¿Quieres saber algo de tu barrio? Pregúntale a tus vecinos” se presenta Askaro, una plataforma de nueva hornada ideada por triunfadores de las redes sociales (Ubaldo Huerta, creador de Loquo y Eduardo Manchón, creador de Panoramio). La finalidad de esta red es potenciar el blended networking, es decir, que las nuevas tecnologías sean apoyos a la comunicación a pie de calle, sirviendo como un buen repositorio del conocimiento tácito que se mueve en los corrillos del supermercado, el bar del barrio, etc… En esa misma línea de vecindario colaborativo está Neighbors for Neighbors o Meetup (hacer algo, aprender algo, compartir algo, cambiar algo).

Podéis encontrar más casos de éxito en el wiki de Colabora en Nuestras Ciudades.

Conclusiones

  • Una clave de éxito de estas plataformas es que vengan impulsadas por la propia ciudadanía y no por la administración o empresas privadas
  • Relaciones híbridas: mezcla de lo digital con lo presencial.
  • Es mejor movilizarse que quedarse indiferente. Para lograr los mismos resultados no hay nada mejor que seguir haciendo lo mismo.

Ciudades, Ciudadanía e Internet

No Comentarios »

Este sábado estaremos en la Universidad de Deusto (no salgo de allí ni en fin de semana… ¡qué vicio!), de 11:30 a 13.30 en la Sala de Videoconferencias de ESIDe, presentando las conclusiones de todo el camino recorrido por Colabora Bilbao. Será dentro de la jornada Ciudades, Ciudadanía e Internet, un espacio en el que poner negro sobre blanco los casos de éxito de participación ciudadana articulada a través de la Red.

Las mesas serán las siguientes:

  • Análisis de los casos de éxito de aplicaciones para la colaboración ciudadana.
  • Transparencia municipal y colaboración ciudadana: Publicación y Liberación de datos, qué suponen?
  • ¿Qué necesitáis los desarrolladores/diseñadores de software para montar aplicaciones de colaboración con éxito, a parte, claro está de dinero?
  • Por qué el software libre es importante como medio para la construcción de un proyecto de participación, colaboración y democracia. Posibles ideas para el despliegue del software libre en la ciudad de Bilbao.
  • El papel de las universidades como agentes de colaboración social.
  • Qué os puede pedir la ciudadanía: experiencias de colaboración con comunidades, etc.
  • Proyectos de colaboración ciudadana diseñados por empresas.
  • La Alhondiga: Un proyecto cultural con cabida para la innovación y la colaboración ciudadana.
  • Cuál es el punto de vista de los concejales municipales.
  • Discriminación positiva de la colaboración y participación por parte de la administración: es conveniente? Más involucrar, más presupuesto, más dedicación Qué le pedimos a la administración municipal en concreto?

Como veis, mucha chicha para poco tiempo. Yo participaré en dos: “Análisis de los casos de éxito de aplicaciones para la colaboración ciudadana” y “¿Qué necesitáis los desarrolladores/diseñadores de software para montar aplicaciones de colaboración con éxito, a parte, claro está de dinero?“. El sábado publicaré las respectivas presentaciones por aquí.

» Programa

Imagen de pedro.ramundo (Licencia CC by-nc-nd)


El NO Día Mundial Contra el Cáncer

7 Comentarios »

CalendarioInvitada por la Asociación Española Contra el Cáncer y Ausonia, el viernes tuve la suerte de conocer de cerca parte de la inmensa actividad que lleva a cabo esta Asociación. Estuvimos en la Residencia oncológica de Madrid, donde se pueden quedar los enfermos de cáncer y sus familiares de forma gratuita cuando tienen que acudir a consulta o tratamiento y no viven en Madrid. Un lugar donde encontrar una cama, una oreja que te escuche y algo muy curioso: una cocina donde cada familia puede prepararse su propia comida (me ha gustado muchísimo este detalle).

También pudimos escuchar a Javier A. Menéndez, investigador del ICO (Institut Català d’Oncologia), que además de abrirnos los ojos con el triste panorama que se presenta en España tras la reducción de fondos dedicados a la investigación (un 15% menos para la investigación supone unos 10 años de parón en investigación y una más que probable huida de cerebros), nos ha explicado de una forma “comprensible por humanos” 😉 en qué líneas están trabajando con la exposición CÁNCER, ENVEJECIMIENTO Y BIO-ENERGÍA . En búsqueda del “interruptor metabólico”. Si os soy sincera, salí con un medio ataque de agonía al descubrir que soy una urna con papeletas para tener un cáncer, porque no cuido mi alimentación, hago deporte menos de lo que me gustaría (a ver si vuelvo a mi ritmo de dos días por semana) y vivo de una forma muy sedentaria… Pero como Javier nos dijo, nunca es tarde para cambiar y los resultados se notan al instante.

De la visita me llevo muchos apuntes pero uno es muy claro: somos carne de cañón de los días mundiales. El día mundial contra el cáncer nos preocupamos de esa enfermedad y el resto, a seguir por el mal camino. Por desgracia, para los que están enfermos, todos son días mundiales contra el cáncer. Días de lucha. Y necesitan de mucha ayuda. Así que me parece importantísimo conocer cosas que hace la aecc y que no siempre se saben:

  • Es una ONG que no recibe dinero del Estado (exceptuando subvenciones a las que puedan optar proyectos concretos). ¿Y de dónde sacan el dinero para poder llevar a cabo tantas acciones? Pues básicamente de sus socios, donativos, … sin olvidarnos de que la mayoría del trabajo lo desarrollan voluntarios. Incluso la presidenta, Isabel Oriol, es voluntaria.
  • A pesar de esto, funciona como una entidad pública. Todo se hace por concurso público.
  • Infocáncer es un número de teléfono gratuito (900.100.036) al que cualquiera puede llamar para informarse, obtener ayuda psicológica, … Está atendido por voluntarios debidamente formados que trabajan en estrecha colaboración con un equipo de profesionales de la Asociación.
  • No sólo ofrecen apoyo y ayuda a los pacientes y su entorno. También ponen especial hincapié en la prevención y promueven la investigación oncológica mediante su Fundación Científica y ayudas a las investigación.

Yo me sumo. Súmate tú también

3 Comentarios »

Aprovechando que ya se han acabado las Navidades, esa época de buenos deseos obligados, voy a intentar perpetuar eso fuera de fechas (ya sabéis… rompiendo el sistema desde dentro ;-)). Y de una forma muy sencilla: dándole difusión a la campaña de sensibilización contra el cáncer de mama.

Es curioso como aún sigue siendo una especie de tabú en nuestra sociedad hablar de este tipo de enfermedades. Me parece increíble que con lo duro que ya tiene que ser pasar por ese trago amargo, una tenga que guardarlo en la más absoluta intimidad. Así que toca ponernos todos y todas el pañuelo rosa, el lazo rosa o lo que nos dé la gana, para gritar a los cuatro vientos que es algo que se puede curar, que no es algo de lo que nos tengamos que avergonzar y sobre todo, que no están solas.

Que no nos quedemos con las buenas intenciones sólo en fechas señaladas.


The Yes Men: a veces es necesaria una mentira para sacar a relucir una verdad

9 Comentarios »

the yes menEl día de la rumorología y la inocencia (o falta de ella) me ha traído a la cabeza a unos expertos en bulos y engaños: The Yes Men, un grupo subversivo que se auto-define como “corrector de identidades” y que se dedica a desenmascarar los agravios de los todopoderosos haciéndose pasar por sus dirigentes. Algo así como activismo de corbata.

Sus inicios fueron de lo más gamberro: intercambiaban el módulo de voz de muñecas Barbies con G.I. Joes para que éstos dijeran cosas como “Las matemáticas son difíciles” y las primeras “Los hombres muertos no mienten” o “mátenlos a todos”.

Después se pasaron al ciberactivismo, registrando el dominio gatt.org y suplantando a la OMC. A pesar de lo evidente que era el fake, les llovieron invitaciones a cumbres y charlas. De esta forma presentaron ideas de lo más peregrinas como ilegalizar la siesta o presentar un traje dorado con una especie de falo desplegable de casi un metro de longitud que permitía controlar a los empleados y dar descargas a distancia a los trabajadores más perezosos.

También la armaron como directivos de McDonalds, contando cómo los excrementos de los baños del Primer Mundo serían reutilizados para hacer hamburguesas en el Tercer Mundo.

E incluso falsificaron y repartieron un número del New York Times en el que el titular de portada era: “Se acaba la guerra de Irak“.

Pero sin duda, una de sus acciones más sonadas fue en 2004, con motivo del 20 aniversario de la catástrofe medioambiental en Bhopal (India), donde un escape de gas en una planta química dejó miles de muertos y una herencia en forma de residuos durante años. Uno de los componentes de los Yes Men suplantó a un ejecutivo de la compañía responsable, Dow Chemical, declarando en directo en la mismísima BBC que asumían la responsabilidad del accidente y prometiendo indemnizaciones de millones de dólares para los afectados. Las acciones de Dow Chemical cayeron cinco puntos en la bolsa.

Cuentan con un libro (The Yes Men. La verdadera historia del fin de la OMC Editorial El Viejo Topo. ISBN: 84-96356-53-1) y una versión cinematográfica en forma de documental:

En ocasiones, no todos los engaños son nocivos y como ellos mismos dicen: “a veces es necesaria una mentira para sacar a relucir una verdad“.

Habrá que estar alerta de sus acciones futuras a través de su cuenta de twitter.


Los jóvenes, la cultura y las nuevas tecnologías

8 Comentarios »

Foto de nativos digitalesLa semana pasada estuvimos en las III Jornadas Internacionales de trabajo con los Observatorios de Cultura, celebradas en Bilbao. Por primera vez tuvieron un carácter monográfico: los hábitos y las prácticas culturales de los jóvenes. Y por supuesto, salieron a la palestra las nuevas tecnologías y cómo éstas están modificando las costumbres de nuestros queridos nativos digitales.

Así que he recopilado una serie de tópicos que sería interesante derrumbar cuanto antes:

  • Los jóvenes son más diestros con las nuevas tecnologías. Lo he dicho una y mil veces, pero no me cansaré de repetirlo porque mi día a día en la Universidad me lo recuerda como un guantazo en la cara. Los jóvenes vienen con las tecnologías amortizadas y sin miedo a ellas porque ya no son nada nuevo. Desde que echaron sus primeras lágrimas en el paritorio, las TICs les rodeaban. Así que el temor a lo nuevo ya no está presente. Sin embargo, eso hace que pierdan una pizca de curiosidad sobre las mismas (dejan de preguntarse cosas). Y que hagan un uso muy inferior a las posibilidades que les ofrecen.
  • Las nuevas tecnologías se usan con especial énfasis en el mundo académico. El ocio es, sin duda alguna, el que ese lleva la palma. Nuestros alumnos te subirán una fotografía a tuenti en un periquete… pero igual les cuesta más subir una práctica a moodle ;-).
  • Las TICs democratizan la cultura, dando acceso a todos a la información. ¿Y no será al revés? ¿No estaremos creando brechas de elitismo? Aún hay grupos importantes de personas que no tienen acceso a Internet o que, aún teniéndolo, no saben usar todas las herramientas. ¿Realmente las nuevas tecnologías mejoran la integración o la exclusión? ¿Qué sucede con los chavales/as que no están en la red social de sus amigos? La eterna dicotomía de estar o no estar. Por no hablar de la brecha que se está dando ahora mismo entre padres e hijos, profesores y alumnos, …
  • Internet es un lugar de fantasía donde las personas se reinventan. Internet es un lugar donde todos terminamos desembarcando tal y como somos. De hecho, cada uno de nosotros hace un uso diferente de las herramientas en base a sus gustos. No participará lo mismo en la Red una chica de 15 años que una mujer de 35. Tienen inquietudes diferentes y por ende, identidades digitales diferentes. De hecho, los jóvenes sienten un menor apego a su privacidad, así que lo que muestren será aún más fidedigno. Hoy mismo comentábamos que no existe un mundo real y otro virtual: ambos son reales pero ocupan diferentes espacios.
  • Con Internet los jóvenes se aíslan y sólo se relacionan a través de las pantallas. Alguna otra vez he hablado del blended networking y de cómo muchas de las relaciones que se establecen en Internet terminan desembocando en la “vida offline”. Y a la inversa. Además, cuanto mayor es la red física de contactos, mayor es la red virtual.
  • Nuestros jóvenes son la generación C (comunican, colaboran y crean). En la era de los prosumers (consumidores + productores) se cumple más que nunca el principio de Pareto 80-20: pocos generando mucho (20) y muchos generando poco (80).

Un caso interesante de estudio en Euskadi que nos presentó el Observatorio Vasco de la Cultura es el fenómeno de las lonjas. Para el que no viva por estos lares, es muy frecuente que los jóvenes alquilen entre su grupo de amigos una lonja, que amueblan y llenan de gadgets (televisiones, videoconsolas, ordenadores, …) y en la que pasan mucho tiempo. Este espacio separado de profesores y padres me recuerda mucho a redes sociales que triunfan a sus edades como Tuenti: espacios virtuales a los que sólo se accede mediante invitación y que, por tanto, están vetados a profesores y padres. Curiosa dualidad de comportamientos en ambos espacios 😉

Imagen de angermann (CC-by-sa)


Telepolitika: La Política 2.0 vista por la abuela cibercebolleta

5 Comentarios »

telepolitikaHoy he participado en la mesa sobre política 2.0 del forum de comunicación Telepolitika. Como me tocaba hablar de lo que se había estado moviendo en la Red, he intentado hacer más un juego de prospectiva con mi querida abuela cibercebolleta.

Aquí os dejo la historia de la política 2.0 contada por la abuela cibercebolleta (Año 2059):

  • Abuelita, abuelita, … cuéntame otra vez esa historia de cómo un día fue el mundo de la política.
  • Bien pequeña. Siéntate en mi regazo, que ya sabes que es una historia muy larga. Hace ya muchos años existió una época en la que el apellido 2.0 no iba detrás de nada. Una época en la que los políticos daban mítines y soflamas única y exclusivamente en palacios de congresos, pabellones y plazas de toros. Así fue hasta que a finales de 2008 llegó un candidato a la Casa Blanca que revolucionó la manera de comunicar en una campaña política. Ya sabes que no podemos decir su nombre porque el todopoderoso mata un gatito cuando lo hacemos. Meses después, como casi todo, de aquellos polvos vinieron estos lodos a nuestras tierras: todos los políticos se lanzaron a la conquista de Internet. Y lo hicieron como elefantes en cacharrerías. Entraron como los turistas llegan a un país extraño: sin tener en cuenta a los ciudadanos que ya llevaban mucho tiempo habitando esas cibertierras. Una buena práctica a la hora de entrar en cada uno de los micromundos de Internet es escuchar mucho antes de lanzarse a hablar, porque esos micromundos tienen sus propias reglas no escritas de comportamiento y pueden ser ya de por sí grandes fuentes de información. Sin embargo, no siguieron esa senda. Entraron a la carrera, para ser los primeros en poner la bandera en cada cumbre. Sin definir un plan de acción, sin prever los costes que eso conllevaba, ni tener planes de contingencia en caso de morir de éxito. Olvidando la máxima en la Red de que los patinazos quedan guardados para siempre y son transmitidos por miles de pequeños repetidores en la Red. Y mientras a las palabras se las lleva el viento, los bits y los bytes quedan guardados en la nube, replicados en miles de servidores, con Google como eterno almacén y punto de acceso y sin poder prever cuándo van a aparecer de nuevo…

    De repente, Internet se plagó de blogs yogurt con fecha de caducidad desde el mismo momento de su nacimiento: cuando finalizaran las elecciones.

  • Abuelita, ¿y por qué no seguían los políticos con sus blogs después de las elecciones?
  • Pues muchos porque ya no “necesitaban” comunicarse con sus ciudadanos una vez pasadas esas fechas. Otros porque perdían el control sobre sus propios contenidos al producirse un problema de falta de simetría.
  • ¿Falta de simetría? ¿Y eso en qué consistía?
  • Consistía en muchos ciudadanos preguntando a una única persona. Se había llevado un problema de la política “offline” a la política “online”. Y es que era muy frecuente encontrar a los candidatos superman/superwoman. Esas mujeres y hombres con superpoderes capaces de ir de mitin en mitin, escribir un blog y responder a los cientos de comentarios recibidos, twittear, interactuar a través de Facebook, …y por supuesto, siempre saber de todas las áreas.
  • ¿Y cómo era eso posible? ¿venían de otro planeta?
  • No, pero casi 😉 Lo lograban mediante la impostura. Una impostura poco creíble de cara a la ciudadanía, que no necesitaba de paternalismos porque era perfectamente consciente de que no eran ellos los que escribían sus blogs, twitteaban y sabían de absolutamente todo. Era vox populi que detrás de un candidato había un equipo de gente cualificada. De hecho, a los ciudadanos no les importaba si el candidato les contestaba él mismo o no. Sólo querían respuestas a sus problemas y, por supuesto, que no se les tomara por tontos. La propia impostura fue la kriptonita de muchos de los superpolíticos. Y es que al fin y al cabo, los políticos eran personas de a pie, como tú y como yo… aunque con una profesión bastante más ingrata, puesta siempre bajo una gran lupa.
  • ¿Y tras eso qué paso?
  • Un giro inesperado en la historia, pequeña. Los políticos intentaban asimilar las nuevas herramientas y adaptarlas a las estructuras férreas del aparataje, llenando una y otra vez sus discursos de palabras como transparencia (cuando esa transparencia pasaba por un agujero que ellos mismos graduaban a su antojo). Los ciudadanos, sin embargo, cansados de esperar, tomaron sus propias armas y se pusieron en marcha. Desentumecieron su participación y aprendieron que su papel en la toma de decisiones no se limitaba única y exclusivamente a emitir un voto. Así que las pequeñas audiencias empezaron a ejercer papeles de lobby. Cada vez hacían más ruido, de forma que llegaba a oídos de los propios políticos, que tenían que rectificar sus rumbos de cara a no estrellarse contra un muro de críticas.
  • ¿Y?
  • Y llegó el final feliz: el verdadero Open Government, en el que por fin la batuta estaba en manos de los ciudadanos. Esa batuta eran los datos de las administraciones públicas (que se pagaban con el dinero de todos los contribuyentes). Se pusieron a disposición de todos y entonces cada ciudadano hizo su pequeño mashup para explotarlos y manejarlos a su antojo. Hasta yo, que no tenía ni idea de informática pude hacerme mis propios mapas del barrio libres. Los partidos políticos tuvieron que redefinirse porque estaban demasiado agarrotados frente a la flexibilidad de la Red. Y pronto los papeles se fueron difuminando: ya no se sabía quién era ciudadano y quién político. Todos tomábamos decisiones y participábamos. Cambiamos el borreguismo por la inteligencia colectiva.
  • Abuelita, bien está lo que bien acaba 🙂

Fotografía de agirregabiria (CC-by-nc-sa)


De las Ondas a la Red: Colabora en nuestras ciudades

No Comentarios »

Aquí cuelgo el audio del programa De las Ondas a la Red emitido el 12 de octubre, en el que pudimos charlar con Silvia Muriel y Mikel Agirregabiria sobre el proyecto de participación ciudadana Colabora en nuestras ciudades. Esta iniciativa busca que sean los propios ciudadanos los que se organicen para poner soluciones a sus problemas, no puenteando a las administraciones, pero sí haciendo lo que esté en su mano para no sufrir de tanto “paternalismo” y reutilizando soluciones que se hayan usado en otras ciudades.

Al final del programa también analizamos los últimos datos de brecha digital en Euskadi. Unos datos que frecuentemente se limitan a la división simplista de “conectados” y “no conectados”, en vez de diferenciar entre las distintas brechas que existen en base a los grados de uso de Internet.

» Anteriores programas


De las Ondas a la Red: Política 2.0

No Comentarios »

Tras unos problemas técnicos, vuelvo a colgar los audios de los programas de radio de la sección “De las Ondas a la Red“. Éste corresponde a la charla mantenida con Yuri Morejón, asesor de comunicación y director de Yescom Consulting, el 5 de octubre sobre política 2.0. Pudimos disfrutar de su experiencia en ésta nueva área que también ha adaptado el manido apellido “2.0” y sobre todo, de su participación en las campañas electorales sudamericanas, donde Internet no tiene tanta incidencia a diferencia de los teléfonos móviles. Como dato curioso, constatar que en Venezuela se compra el 70% de todas las BlackBerrys de Latinoamérica. Me quedo con la reflexión de que Internet no es un fin, como muchos de los políticos creen, sino un medio.

Por cierto, mañana tendremos de nuevo a Yuri para hablarnos de las jornadas de Telepolítika que se van a organizar del 18 al 20 de noviembre en Bilbao. Y contaremos también con la presencia de un políticamente incorrecto como es Jose A. Pérez de MiMesaCojea. La cita es a las 13:45 en la 93,2 FM (990 OM).

» Anteriores programas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...