La letra, con sangre entra

Cuantas veces habré escuchado esta frase u otras del estilo como “Quien bien te quiere, te hará llorar”.

Hay que ver cómo nos gusta el sufrimiento y cómo nos regodeamos en él. Nos encantan las historias truculentas, el morbo, que nos pongan zancadillas en el camino y quejarnos durante horas de esas zancadillas. Todos llevamos a un pequeño masoquista en nuestro interior (y luego algunos dejan que ese pequeño crezca sin control).

Y os preguntaréis a raíz de qué vienen estas reflexiones a mi mente. Pues todo gracias a este más que interesante artículo de Alex de la Iglesia en el que muestra lo siguiente:

  • Si un libro no es ininteligible, es que no es lo suficientemente bueno. Es decir, que si leemos unas cuantas líneas y parecen comprensibles, deberemos desecharlo como obra maestra. Muchos suelen pensar: “Joer, pues vaya caca, si hasta yo puedo comprender lo que me quiere transmitir el autor…”
  • Si una película no dura más de dos horas y media con una argumento más denso que la arcilla a punto de secar o por su defecto no es de origen iraní, no pasa de ser un mero entretenimiento. Esto hace que la comedia nunca pueda ser catalogada como obra maestra. “Si yo con la comedia me echo unas risas pero nada más… Que luego vuelvo a casa y no me hace pensar”. ¡Y para qué quieres luego pensar, si sabes de sobra que eso te sienta fatal!
  • Si algo no es caro no puede ser de gran calidad. “No, no. Yo eso no me lo compro que con lo barato que es no me fío ni un pelo. Mejor este otro que es tres veces más caro”

Y así discurre nuestra vida… de momento malo en momento malo. Porque eso es lo que verdaderamente nos sustenta. Si no, la vida no tendría gracia. Si todo fuese de color de rosa, lleno de alegrías y sin ningún pesar (y sin poder criticar al de al lado porque la vida le va mejor), menudo aburrimiento…

Supongo que eso es lo que hace que los culebrones sean lo que más se consume en este país (eso y el deporte, que dependiendo a qué equipo pertenezcas, también tienes una buena ración de angustia). Porque nos encantan las desgracias (a poder ser ajenas). Más datos de esto: el record de máxima audiencia en un país como Austria está en las declaraciones de Natasha Kampush tras ocho años y medio de cautiverio.

Sin más, me gustaría desearos que una feliz semana. Uy no!! Mejor que no!!

P.D. Gracias a Loretxoa por descubrirme esta perlita de artículo: “Apología de la comedia”.

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

Últimas publicaciones de Lorena Fernández (ver todas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...