¿Quién es más animal?

Dos imágenes me han puesto hoy los pelos de punta mientras veía el telediario (la verdad es que no sé por qué lo sigo viendo).

Por un lado el vídeo de un cachorrito totalmente abrasado al que estaban intentando salvar mientras el animalito no hacía más que tiritar. Por otro, una noticia que ya tiene sus días en la que se ve a un “buen señor” machacando a su perro. Lo peor de todo es que los vecinos del maltratador le defienden a capa y espada.

Esto, por desgracia, no me resulta nada nuevo. Tanto mi padre como mi madre provienen de dos pueblos pequeñitos en los que he pasado buena parte de mis vacaciones infantiles. Cuando vives en un pueblo comienzas a habituarte al maltrato a los animales (algo duro pero es lo que sucede cuando es el pan de cada día).

Un ejemplo es el trato que se les da a los gatos. Como normalmente se les deja que campen a sus anchas, las gatas suelen pasarse más tiempo preñadas que en estado normal. Es por eso que he visto miles de veces como los gatitos recién nacidos eran aniquilados para no dar de comer a más bocas.

También es frecuente ver cómo mueren perros por envenenamiento. Si a algún vecino no le gusta que tengas un perro o te la tiene jurada, no tiene ningún problema en condimentar su comida para librarse de él.

Ya ni hablemos de los animales de tiro como podían ser los asnos, mulas y bueyes (que por suerte o desgracia han sido reemplazados por tractores). Esos sí que recibían palos de sus dueños si no realizaban la tarea.

A veces me cuestiono quién es más animal. Y esta viñeta de Jrmora que he visto en el blog Mitjalluna me ha venido que ni pintada.

jrmora

La conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter; de tal manera que se puede afirmar, de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona. Arthur Schopenhauer

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lorena Fernández

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

17 thoughts on “¿Quién es más animal?

  1. He tenido perro, y me encantan los animales. Tuve que cambiar de canal en ambos casos, no lo pude soportar 🙁

    No digo que no me afecte cuando los que sufren en las noticias son personas, pero si maltratan a un animal ¿es eso la noticia la noticia? Creo que no. En este caso era pasar una y otra vez el vídeo.

    Igual también sobra casquería cuando nos pasan las “noticias de siempre”, pero lamentablemente nos vamos acostumbrando. Que triste 🙁

  2. Como me revienta que maltraten a los animales. En mi blog te voy a referir tu post.

    Yo cada vez que veo las imágenes me dan ganas de que se lo hicieran a él, a ver que sentía. Y lo mismo con los millonetis maltratatoros que cobran una millonada por cargarse un toro y se hacen llamar “toreros”. Cómo me revienta.

    Yo creo que tendría que estar penado y prohibido. Y pensar que en el mundo se nos conozca por maltratar animales, es decir, cargarse a toros…

  3. ¡¡Ey!! Yo también he puesto la noticia en mi blog… Lo que digo ahora es ¿cómo funciona lo del tracback? ¿Tengo que poner yo la referencia tu blog o tú al mio? Buena ocasión para ver como va el asunto.

  4. @juanjo: así es. Creo que nos hacemos inmunes a esas situaciones después de ver una y otra vez imágenes de ese tipo. Cada día vemos un ataque en Irak y ya no nos afecta. Si aparece un niño malnutrido en África es como si nada. La televisión está atontando nuestros sentidos.

    @burgales: yo tampoco entiendo a la gente que le gusta los toros. Se escudan en que es una tradición muy arraigada pero es como si me dicen que en Alemania es una tradición matar judios y por eso se tolera. En fin, eso me gustaría debatirlo en otro post.

    @julen: lo primero te remito a mi entrada de explicación de trackbacks (si hago spam dentro de mi blog, ya no es tan grave, ¿no? 😛 ).

    Pásate por esta web desde la que se puede hacer un envío «manual» de trackbacks. Lo primero que tienes que hacer es encontrar la dirección de trackback para al post al que se quiere enviar el «aviso» (ping). En mi caso, pinchas donde pone Trackback (qué intuitivo…). Este valor lo introduces en el campo llamado: “Trackback Ping URL”. En “Your Permalink URL” tienes que poner la dirección de tu post completa, es decir, tu permalink. Y el resto de campos rellenarlo a tu gusto. Ya me contarás qué tal te sale 😉

    @sento: interesante artículo. Muy recomendable su lectura.

  5. También he creado una imagen, que está publicada en el blog, y se podría ir colgando por otros blogs. El que quiera, que la utilice.

  6. Yo no puedo ver esa clase de cosas, se me enciende la sangre, yo estoy alli y le parto el palo en la cabeza…

    un besote loretahur, y saludos varios 😉

  7. Hola.

    El otro día que ví las imagenes de como le golpeaba al perro ese malnacido, sentí asco por esa persona. Ver a un pobre animal atado sin poder defenderse y encima moliendolo a palos sin ningún tipo de escrupulos.
    Como puede haber gente tan inhumana. La verdad que si le pillo, le hubiera cogido el palo y se lo hago tragar, por desgraciado.
    Lo peor es que la excusa que ha dado esa persona de porque le golpeaba al perro, era para romperle la crisma.

    Según el, era para domesticarle. ¡Sin vergüenza!, al que le tienen que domesticar es a el, que le den una somanta de palos a ver si aprende. Me parecio triste oir al perro sufriendo la agonía y para mi fue duro. Tengo un animal en casa y por la cabeza nunca se me ha pasado el molerle a palos para que aprenda las cosas.

    En fin, como un cartel que suele ver en la consulta del veterinario cuando llevo a mi gata, y dice, ¡cuidales, ellos haran lo mismo por ti!.

  8. Que gran viñeta. Una pena el maltrato gratuito que hay a los animales. Me quede estupefacto cuando vi la reaccion de la gente en referencia al ultimo caso televisado (el tio que pega a su perro, que es denunciado por su vecino veterinario). La gente de se pueblo le daba palmadas en la espalda.
    Justicia habria sido que el perro se hubiese dado la vuelta y le hubiese pegado una buena dentellada.

  9. No he visto el video, ni pienso hacerlo, pero, han habido cosas de la cuales es más motivo de tener un dejo de cabeza fría en lugar de tener la sangre caliente.

    Es cierto, alguna vez sufrimos por nuestras mascotas, porque han compartido nuestras vivencias, pero una vez afuera ¿Aplicamos el mismo criterio con algún animal desposeído o mutilado? raras veces lo hago, diré porque, muchas veces ellos han sidos tan maltratados por la vida, que la única confianza que pudiera darse es en si mismo y nadie más, porque cualquiera que se acerque, aún con las mejores intenciones, es un agresor.

    A veces me pregunto cuando se abrirá la temporada de cacería de humanos, que ya tengo algunos especímenes para poner en recuadro 😛

    Saludos Lore.

  10. El maltrato nunca tendrá justificación. No creo que ningún animal tenga este tipo de reacciones; solo se dan en el ser humano y que, en mi opinión, no son innatas. Debemos potenciar una educación en valores a todos los niveles y erradicar la violencia como punto de partida para la supervivencia de nuestra especie (la más agresiva de todas, a mi entender). No obstante confío en que las nuevas generaciones reaccionen ante estas tendencias.
    Yo tengo dos perros y cada día me sorprendo de como se vuelcan en muestras de afecto con todos los miembros de mi familia.

  11. Han pasado años. La iamgén sigue indemne: quiero suponer, que no por sensibilidad enfermidaza. Siego sintiendo una aversion hacia aquel hombre, un escalon por debajo de la condicion humana, que se ha transformado en algo casi personal. El tiempo, la distancia en kms y una aceptacion cobarde deque estas cosas “pasan”, enfriaron un impetud vehemente y vengativo por mi parte. Espero que haya tenido una mala muerte ese ser abominable, o que le esté esperando. Desconozco que ha sucedido desde entonces.
    He tenido dos perros, en tiempos diferentes. Estoy en condiciones de valorar con aoprecio la inmensa nobleza y abnegacion de eso amimales, que entienden casi como personas, guiados por un institos que en nosotros es una perdida o una mutilacion de eso que llaman derarrollo genetico. Pocas veces, quiza ninguna , he querido el mal de nadie, y mucho menos de esta forma, como el de ese malnacido cobarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *