Se acabó la paz en los aviones

avionMe encanta volar en aviones. Esa sensación de estar incluso por encima de las mismísimas nubes, las maravillosas vistas, lo increíble de que un armatoste flote en el aire con ese peso, … todo eso y la paz que da un reducto donde no se puede usar el teléfono móvil. Pues parece que hasta para esto tenemos los días contados.

Y es que, a pesar de poder ser tildada de gruñona, yo soy una usuaria recurrente del transporte público y estoy hartita de todas esas personas que mantienen conversaciones con el gramófono de la muela del fondo puesto, para que se entere todo el mundo. Y qué decir de la nueva moda que se está implantando de ir escuchando música con el teléfono y sin cascos. Encima no te creas que van escuchando algo que te guste… NO. Tiene que ser o bien hip-hop del malo o bien reggaeton. No falla.

¿Qué ha sucedido en tan pocos años para que tengamos esta necesidad acuciante de estar conectados al móvil de continuo? ¿Pasará lo mismo en el futuro con Internet? Para saber la respuesta, manden un mensaje al 7777 con la palabra QUIENSABEANDE.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lorena Fernández

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

13 thoughts on “Se acabó la paz en los aviones

  1. Con lo facil que es escuchar el silencio….
    Lo que pasa que se cambio el modo de comunicarse.
    Antes era mas personal, ahora más internacional.
    Necesitamos informacion y la red nos da todo.
    Es un no poder estar y si No miro el correo,movil,blog,web, estoy perdido mi mundo virtual me supera, se cae el mundo.
    Antes habla con uno en persona , ahora uso la tecnologia, tam tam, emilio, chat, etc nos puede.
    Por cierto el mensaje 999.999 tiene un premio, eso tambien influye,je,je.
    Aparte de mala Musica, las pelis son malas , la comida una mierda el agua esta fria y el de al lado ronca y no se puede fumar,No se quien gana en gruñir…

  2. por desgracia esa necesidad de comunicación nos está quitando una cosa muy importante: nuestro derecho a la intimidad y la libertad de poder estar solo un poquito. Antes, si te llamaban a casa y no cogías, no pasaba nada: no estabas y punto. Se dejaba un mensaje o algo. Ahora tienes que inventar mil excusas si quieres estar solo un poquito, porque el movil siempre va encima (¡como no!) y si no seguro que lees el correo o estas con alguna herramienta de mensajería o alguien que está cerca tuyo recibe un mensaje para que te comuniques. ¡Que horror!

  3. Yo intento no molestar escuchando la música en mis cascos, pero un dia de estos me voy a liar la manta a la cabeza, porque no es de recibo escuchar la (PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII) mierda del reggeton POR encima del volumen de mis cascos. Leche, si tienes el cerebro dañado, nosotros no tenemos la culpa. Y mira por donde, le tengo aprecio a mis neuronas….

  4. Pues si hablamos de viajar en AVE ya te puedes imaginar una especie de mercado persa y salsa rosa.

    Creo que todos estamos un tanto sobreestimulados y la ausencia de ruido, bien sea música, tuiteos, blogueos, llamadas, obligaciones, etc. ya no la toleramos con naturalidad.

    Eso sí, los ruidos de unos molestan más que los de otros 😉

    Mi primer comentario en tu casa?

  5. Llegas a un a edad -si es que estás vivo- en que se valora el silencio: has dejado de ser una teenager!!!
    ¡Salud en tiempos de crisis!

  6. @larry y @beni: ¿Hace cuanto no estáis en silencio? Gracias a vuestros comentarios me acabo de percatar que yo hace mucho. Necesito más tiempo conmigo misma… pero no hay manera.

    @may: yo es que me quedo muy flipada con eso. Nunca se había visto y ahora cada vez es más común…

    @yoriento: tengo pensado el negocio del siglo: voy a montar un “bar del silencio” en el que poder tomarse algo rodeado de cojines y sin un ruido. Por cierto, estuviste aquí hace casi un año.

    @picapiedra: menos mal que Bush abandona su mandato o igual nos bombardea por ser poseedores de armas de destrucción masiva X’DDDD

    @alycie: entre esto y los achaques que sufro últimamente, ya me puedo dar por mayor (y por jod***) 😉

  7. ¿Móvil para escuchar registrón de ése?¿Para qué, pudiendo estar viendo videoclips de ello mismo en un DVD portátil a todo volumen? Que mis ojitos lo han visto y mis oídos sufrido esta tarde en la parada de Anoeta del “topo”… Menos mal que yo me fui al primer vagón y el individuo se quedó en el último…

  8. En ese Bar del Silencio los porteros en lugar de mirar si llevas calcetines blancos dispondrían de medidores de ruido y comprobarían que tu timbre de voz no fuera desagradable, ni tu intensidad al charlar estentórea 😉

    Por cierto, aprovechando que estoy por tu barrio otra vez, un año después he vuelto a ese artículo tuyo sobre la influencia de los blogs 😉

  9. Siempre nos quedará el túnel que une Zabalburu y Olabeaga en la línea de cercanías de la margen izquierda. Es una maravilla ver la cara de pasmo de la gente cuando se les interrumpe la conversación y se dan cuenta que no tienen cobertura…

  10. @dicky: en euskotren pasa exactamente lo mismo justo en la salida de Atxuri. Tú vas sentadita en tu asiento mientras alguien vocifera a su móvil. En ese momento piensas: “3, 2, 1,… “. Y lo siguiente que escuchas es: “¿Paqui? ¿Estás ahí? ¿Me se oye?”. Me encanta ese momento 😉

    Por cierto, a ver si nos vemos un día por Deusto 🙂

  11. me encanta el silencio en la mañana, durante cierta hora de la nochey sobre todo en los vuelos largos. Siempre tenemos que caer en el uso de auriculares jeje. Muy bueno el blog, felicitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *