La palabra del 2009: falsa austeridad

desiertoSi hace unos posts hablábamos del turre que nos han dado por las tierras vascas con la palabra del año: la bendita innovación (incluso hasta el punto de perder el rumbo y convertirla en un fin y no en un medio), yo me atrevo a vaticinar la protagonista del 2009: austeridad. Obviamente no va a ser esa, porque no es nada romántica. Seguramente sea algo más folletinesco del tipo: creatividad, talento, qué bonitas son las flores, etc…

Pero está claro cuál es la consigna en las entidades públicas: austeridad. O mejor corrijo: falsa austeridad. Vamos a gastar menos en estos días, vamos a poner unos regalitos de menos, vamos a hacer como que nos apretamos los cinturones. Eso sí, nos sigue sobrando el dinero. Y encima se acerca el final de año, así que hay que dilapidar esos presupuestos o el que viene no nos darán más. Me parece totalmente absurdo que se compren sillas sin control (aunque se tengan que guardar en un almacén) porque existe una partida presupuestaria destinada a eso y sin embargo, no se pueda mover ese dinero a otro área que quizás lo necesite. ¡Eso sí que es innovador, oiga!

Pero por supuesto, vamos a solidarizarnos con el ciudadano. Ese que sí está pasándolas canutas para pagar su hipoteca. Total, como se chupa el dedo, seguro que si quitamos un par de pintxos de nuestro próximo sarao, pensará que también nosotros nos lo estamos tomando en serio. Que la crisis llega para todos… ¿o quizás no?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lorena Fernández

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

11 thoughts on “La palabra del 2009: falsa austeridad

  1. Lo que está claro es que precisamente en estos momentos es cuando el Estado y las administraciones tienen que gastar más. Pero claro, un gasto orientado a crear trabajo y riqueza y no gastar para «cumplir presupuestos porque si nos pasamos de “eficientes” nos pueden quitar nuestro cacho de pastel». Lamentablemente siempre ocurre esto a todos los niveles sea un departamento de una universidad o un hospital 🙁

  2. Si, ese ciudadano vitoriano currante de Mercedes o Michelín, o el guipuzcoano empleado en la construcción de VPO, o el bilbaíno operario en Bridgestone-Firestone, quienes, a pesar de EREs, despidos y disminución de la carga de trabajo, tienen una hipoteca que pagar. Pobrecitos bancos, que les ha salido mal lo de las hipotecas subprime y/o lo de Madoff y ahora tienen que apechugar apretando al que no puede recibir ayudas directas del gobierno….

  3. ¿Innovación? Qué cara tienen. Seamos sinceros: para el 99,97% de las empresas, innovación = subvenciones. Así, a palo seco. Por cierto, lo de las subvenciones este año parece que se ha acabado. O casi.

    ¿Para cuándo subvenciones a los hipotecados? xD

    Fdo. una que (entre otras cosas) se gana la vida pidiendo subvenciones en una empresa…

  4. La que mencionas es la austeridad inútil y vacua, pero en breve “lo público” será más austero parando procesos de funcionarización y estabilización de personal que no se hayan anunciado y lanzado previamente, así como congelando sueldos. Al final todo esto de la crisis no es más que una gigantesca excusa para empeorar las condiciones laborales y hacerles la vida aún más fácil a patronos y bancos, al menos en su relación con los currantes esclavos de hipotecas.

  5. Amén, Lore, amén.

    Tienes más razón que una santa. Santa Lorena te vamos a llamar.

    En lo único que no te doy la razón es en que a las instituciones les vaya a sobrar la pasta. Eso sólo será cierto a corto plazo. Cuando empiecen a llegarles los palos se rascarán el bolsillo con incomprensión como todos…

    Y lo de los presupuestos es muy cierto también.

  6. Yo no me atrevería a decirlo tan claro…
    Pero cuánta razón en tan pocas líneas. Vamos, que al 100%.

    Sobre todo en lo de “innovación”. Dichosa palabra que nos suena a pasado cuando apenas hemos sido capaces a ponerlo mínimamente en práctica.

    Por mi parte propongo otras palabras (no puedo decirlo en una sola…:-( para el próximo ejercicio:

    “La culpa es siempre de los demás”

  7. @G.G. Penningstone: ellos también se han apretado el cinto con las bombillas de bajo consumo X’DD

    @rrey: efectivamente regenerar la economía de una región está en manos de los que la gobiernan, incentivando la creación de empresas, las actividades locales, …

    @may: siempre reciben los mismos. Es la diferencia con la crisis del 29. En aquella, los que salieron perdiendo fueron los que tenían dinero y habían decidido especular con él. Ahora, “gracias” a la globalización, nos toca a todos.

    @agente_naranja: ¿tú crees que se han acabado las subvenciones para este año?

    @mak: con congelación de sueldos, ¿te refieres a los de los funcionarios? Lo que habría es que pagarles en base a objetivos. Porque hay mucho acomodado dentro de la administración

    @sergio: pues yo creo que las instituciones van a seguir teniendo dinero. Otra cosa es que luego lo sepan administrar adecuadamente. Que yo me sé de algunos que se van a pegar la vida padre el año que viene con viajecitos a todo lujo… (hasta aquí puedo leer)

    @josu: esa frase es muy típica de la clase política X’DD

  8. Lorena, lo de las partidas presupuestarias a fin de año!!!
    Resulta que a finales de diciembre en el ayuntamiento de mi pueblo buscan a todo correr gastar donde sea un monton de millones, aunque no haga falta. Eso es despilfarro, falta de previsión, incapacidad de gestión y, sobre todo, una forma de “justificar” la contrata a amigotes del partido. ¿Algun dia cambiará esto? Si los ciudadanos no lo exigimos, lo dudo mucho.

    A.

  9. @Rosa: lo de la sinergia no se repetirá jeje. Tú fuiste cómplice 😉

    @Alberto: ¿sabes lo que es lo peor? Que lo que me cuentas no me sorprende… ¡Qué tristeza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *