Cloud Computing: la crisis está evaporando la nube

cloud
En Deusto llevamos ya un tiempo dando vueltas a la idea de abrir la universidad a la Red y establecer allí nuevos canales de comunicación y participación, pero no es tan sencillo como lanzarse a una red social sin manguitos ni flotador. Hay que analizar muchos factores. Uno de ellos es el peligro inherente al cloud computing. A pesar de que sea un concepto muy manoseado últimamente, voy a explicarlo por encima:

El cloud computing o computación en nube (está claro que en inglés todo suena más romántico) consiste en servicios en la Red que trabajan con los datos de los usuarios, almacenándolos en servidores de proveedores externos. Es decir, cambiamos nuestras aplicaciones de ordenador por las que están en Internet, dejando nuestra información en la nube. No dejéis de leer esta entrada al respecto.

Casi toda la parafernalia que rodea a la web 2.0 se fundamenta en el cloud computing: gmail, facebook, flickr, twitter, youtube, … Si mañana echaran el cierre, muchos llorarían durante una temporada larga. Y la crisis está trayendo eso: cierres.

Por tanto, nos debatimos entre dos premisas claras: la primera que nos dice que tenemos que movernos a donde está la gente y no esperar lo contrario (que la gente se mueva a donde nosotros estamos). Pero la segunda es que la gente está en lugares donde no tenemos control. Y con la palabra control no quiero decir manipulación, sino más bien me refiero a temas técnicos: ¿quién decide si un contenido es apropiado? ¿qué hacemos ante una parada del servicio? ¿Y si nos borran nuestra información porque consideran que no cumplimos los términos de uso? Nada nos queda. Y menos aún podemos pedir cuentas, puesto que en la mayoría de los casos se tratan de servicios gratuitos.

Un ejemplo claro que estamos rumiando estos días es la gestión de contenido audiovisual. Si analizas el mercado del vídeo, está más que claro quién es la plataforma ganadora en cuanto a usuarios y éxito: YouTube. Sin embargo, ellos marcan las reglas del juego: vídeos de no más de 10 minutos ni 1 GB de tamaño (por no hablar de las restricciones de copyright, etc… ). Estupendo, pues seleccionemos una segunda plataforma: Google Video. Aquí podremos dejar material de más de 10 minutos y con mayor calidad. Pues resulta que han decidido deshabilitar las subidas de nuevo material. Todo dentro de la estrategia de supervivencia a la crisis (igual que el cierre de Jaiku, Google Notebook, …). ¿Y qué haces ante eso, si ni siquiera el todopoderoso Google te asegura nada? No te lo puedes montar por tu cuenta porque estarás solo, pero tampoco confiar todos tus huevos a una misma cesta. Claro que distribuir entre muchas cestas implica un gran esfuerzo de horas/persona.

¿Qué se puede hacer en estos casos?

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

Últimas publicaciones de Lorena Fernández (ver todas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...