Buscando al sucesor de Spotify

Como ya todo el mundo sabrá, Spotify ha decidido cortar el grifo de sus cuentas gratuitas. Una medida nada sorpresiva dado que, por cada reproducción que hacíamos de una canción, la plataforma tenía que pagar derechos de autor a las gestoras de esa melodía. Así que todas esas veces que nos hemos dejado el reproductor sonando sin que nuestras orejas estuvieran próximas, para Spotify suponía un grifo abierto sin que nadie bebiese de ese agua. Y los odiosos anuncios de Melendi y Cía no pagaban ni siquiera el coste tecnológico. Ahora toca replanteamiento de modelo de negocio (ya se oyen cantos de sirena con Google de por medio). Os recomiendo la opinión de Alejandro Suarez sobre lo ocurrido con Spotify.

Una noticia sonada dado que es una de esas aplicaciones que había calado rápidamente entre el público generalista. De hecho, muchos se preguntan: ¿y ahora qué?. No se considera volver al viejo planteamiento de descarga y almacenamiento de miles de canciones en nuestros dispositivos. La música en la nube está aquí para quedarse. Sin embargo, no debemos engañarnos: pocos son también los que se plantean pagar.

Así que, aprovechando estos días de vacaciones y que está ya próxima la fecha límite de reproducción ilimitada en Spotify (echaré de menos esos anuncios que te taladraban la cabeza ;-)), os presento unas cuantas alternativas que he estado probando, sobre todo para migrar mi lista musical de Silencio.

Grooveshark

Es la plataforma más parecida a Spotify (para lo bueno y para lo malo): grandes colecciones de música en la nube que podremos escuchar desde la propia página web o con el cliente que nos ofrecen (que, por cierto, es multiplataforma -Adobe Air- así que se agradece que los usuarios de gnu/linux no tengamos que andar con wines mediante) peeeerrooooo… sólo se puede usar la aplicación de escritorio con las cuentas plus.

Podremos buscar a artistas, álbumes, canciones o escuchar una radio temática. También nos permite crear una playlist (aquí tenéis la de Silencio). Desde la web Groovylists podremos migrar las listas que teníamos ya creadas en Spotify, iTunes y Last.fm. Su catálogo musical parece incluso más rico que Spotify (he llegado a encontrar bandas como Arcade Fire) y es que permite a los propios usuarios subir sus trabajos para darse a conocer.

Además nos deja embeber nuestras listas o canciones sueltas creando un reproductor personalizado:

Igual que Spotify, tiene varias versiones premium por $ 9/mes o $ 6/mes que sirven para eliminar la publicidad (que aquí no se manifiesta en forma de interrupciones sino sólo como banners en la parte derecha de la web) y escuchar música en cualquier dispositivo. Aunque las discográficas siguen apretando las clavijas de toda aquella plataforma que le haga la más mínima sombra. De hecho, recientemente ha sido noticia la retirada de Grooveshark del Android Market (igual que sucediera con la AppStore el año pasado).

Permite también conectar nuestra cuenta de Last.fm para que sincronice y “trackee” en nuestra cuenta lo que escuchamos en Grooveshark peeeerrooooo… sólo está disponible para las cuentas plus.

Se agradece además que la interfaz esté en castellano, euskera, catalán, …

Yes.fm

A esta red social española, Spotify le adelantó por la derecha. Nació un poco antes y sin embargo, el pastel se lo llevó la anterior dando más barra libre (aunque ahora veremos cómo acaba…).

Tiene tres tipos de usuarios: basic (gratis), premium (4,99 €/mes) e iPremium (9,99 €/mes). Obviamente, la cuenta gratuita tiene limitación en determinadas canciones, tiempo de escucha, publicidad y no ofrece la versión móvil. Sin embargo, todas nos permiten crear listas de reproducción, compartir canciones con tus contactos, etc… Ofrecen un apartado de “Música Gratis” en el que, durante esa semana, podremos escuchar esas canciones con la cuenta básica.

Gatunes

Gatunes es otra red social española que ha visto la luz recientemente. Sus padres: el cofundador de Tuenti Kenneth Bentley y el programador informático Daniel Esteban Nombela. Y su pillería para librarse de las denuncias de las discográficas: ellos no almacenan ninguna canción. Simplemente se reproduce contenido que está en YouTube. Una pillería que ya puso en marcha en su día Blip.fm (aunque Blip.fm “bebe” de más fuentes que YouTube). Pero me temo que será su propia espada de Damocles, dado que no es capaz de reproducir los vídeos que hayan deshabilitado la inserción (práctica muy común en vídeos musicales y que se extenderá más cuando descubran este tipo de servicios). Por tanto, su éxito dependerá de que no tengan éxito (toda una paradoja ;-)).

Completamente gratuita, sin versiones premium y sin publicidad, se diferencia de las anteriores en que no agrupa la música por artistas o álbumes. Simplemente es un lugar donde poder buscar las canciones que más nos gustan y añadirlas a playlists que compartir con nuestros contactos.

También aquí he hecho una prueba de playlist para Silencio (que además se puede embeber en cualquier espacio):

Como pega, comentar que no hay posibilidad de sincronizar las escuchas con el perfil de Last.fm.

Se me queda en el tintero probar a fondo Deezer, … pero las vacaciones dan para lo que dan ;-). ¿Conocéis alguna otra alternativa? Yo por ahora, me quedaré con Grooveshark, aunque sin perder de vista al resto porque me temo que la pelea con las discográficas continúa. ¡Siguiente round!

Imagen de JD Hancock (CC by)

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

Últimas publicaciones de Lorena Fernández (ver todas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...