Facebook, el pegamento de la web 2.0

perfiles_facebookImagen modifica a partir de ésta de loungerie (cc by-nc-sa)

Artículo publicado en la Revista Deusto Nº 99 (verano 2008)

Hace unos años, cuando paseaba por las aulas informáticas de la Universidad y veía a alguien navegando por Facebook, sabía a ciencia cierta que se trataba de un alumno de intercambio. Sin embargo, en la actualidad las cosas han cambiado y esta plataforma social ha llegado a nuestro territorio para conquistarlo (con permiso de Tuenti).

Pero como no es del todo recomendable empezar una casa por el tejado, lo mejor será que primeramente expliquemos qué es Facebook. La wikipedia nos dice que se trata de un sitio web formado por muchas redes sociales o, dicho de otra manera, un pegamento donde los usuarios se crean perfiles en los que van agregando material de otros servicios (imágenes de flickr, vídeos de youtube y así hasta un largo etcétera) y que comparten con sus contactos. Desde Facebook se puede jugar, mostrar nuestras películas favoritas, descubrir nueva música, invitar a cervezas (eso sí, virtuales),… Todo ello gracias a que está abierto a desarrolladores, de manera que cualquiera puede hacer mini-aplicaciones que funcionen y se integren en la plataforma. Aquí tenemos la principal razón de su éxito y la que le da mayor valor puesto que ya cuenta con más de 20.000 programas de terceros.

Repasemos ahora un poco su historia y cómo se ha ido fraguando el proyecto. Allá por 2004, un estudiante de la Universidad de Harvard, Mark Zuckerberg, junto a dos amigos decidió empezar a construir una comunidad virtual. Originalmente esta red social fue creada exclusivamente para la comunicación entre estudiantes estadounidenses. De ahí proviene su nombre, ya que es el mismo que recibe el boletín que las universidades entregan a los alumnos que comienzan una nueva carrera para que se conozcan entre ellos (libro de caras). Es por esta razón que hasta 2006 no estaba permitido el registro ni la creación de cuentas a personas que no contasen con una dirección de correo electrónico de una universidad norteamericana.

Sin embargo, tras comprobar el éxito que estaba cosechando, se eliminó la restricción para poder ampliar horizontes publicitarios. Esta decisión levantó una cierta polémica entre los usuarios que ya estaban haciendo uso de la plataforma, dado que se perdía la esencia estudiantil. Pero como diría Quevedo: Poderoso caballero es don dinero.

En la actualidad ya cuenta con más de 60 millones de usuarios activos, cifra que va creciendo casi de forma exponencial. Y muchas son las novias que le pretenden. Entre ellas se encuentra Microsoft, que está deseoso de hacer una compra sonada en el mundo de la web 2.0 para poder plantar batalla a Google.

El área principal de trabajo en Facebook es nuestro perfil, desde el que podremos ir configurando y añadiendo toda la información. También seremos capaces de buscar y agregar amigos, así como de instalar aplicaciones. Esta instalación se hace en el propio portal (no se añade nada a nuestro ordenador). Mediante RSS se puede seguir la actividad de nuestros amigos e incluso cuenta con un chat propio. Por tanto, entretenimiento, comunicación e información se unen bajo un mismo paraguas. Además, si bien el proyecto arrancó inicialmente en el lenguaje de Shakespeare, ahora ya cuenta con versiones en francés, alemán y castellano, por lo que el idioma tampoco es una barrera.

Comunidades como Facebook son las que nos recuerdan que no hay que subestimar el poder de las redes sociales. Para ilustrar esto, pondré un ejemplo bastante llamativo del uso que se le puede dar como canal de difusión. En febrero de 2008, miles de colombianos se echaron a la calle en una movilización contra la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ésta movilización se gestó en la plataforma.

Pero no todo son flores en el campo. También encontramos unos cuantos cardos. El primero reside en las condiciones de uso (esa letra pequeña que nadie lee cuando se registra en un nuevo servicio). Y es que cuenta con algunas cláusulas que le otorgan la propiedad sobre los contenidos que se crean en ella. Concretamente éste es el párrafo de la discordia:

Al publicar el Contenido de Usuario en cualquier parte del Sitio, otorgas automáticamente a la Compañía, y manifiestas y garantizas que tienes derecho a otorgar a la Compañía, una licencia irrevocable, perpetua, no exclusiva, transferible, plenamente desembolsada y mundial (con derecho de sublicencia) para usar, copiar, reproducir públicamente, mostrar públicamente, reformatear, traducir, obtener extractos (totales o parciales) y distribuir dicho Contenido de Usuario para cualquier fin, ya sea comercial, publicitario o de otro tipo, en relación con el Sitio o la promoción del mismo, para preparar trabajos derivados de dicho Contenido de Usuario o incorporarlo a otros trabajos, y para otorgar y autorizar sublicencias de lo anterior. Podrás retirar tu Contenido de Usuario del Sitio en cualquier momento.

Suponemos que un gigante de la Red no se va a interesar en reclamar estos derechos… pero quién sabe qué nos deparará el futuro.

Otra cuestión incongruente es que, si bien Facebook se surte de datos de otros servicios abiertos, ellos no ofrecen información de cara al exterior si no se está registrado. Es decir, si no tienes cuenta, no podrás ver el perfil de las personas. Una concepción un tanto desigual de lo que supone la web colaborativa.

Como conclusión, sólo me falta recalcar algo llamativo (al menos para mí). Nos encontramos en una sociedad en la que la intimidad pasa a ser un bien despreciado. Con el éxito de sitios web como Facebook demostramos nuestro placer por el exhibicionismo. Dejamos nuestros gustos, nuestras preferencias de consumo, nuestras fotos y muchos más datos al amparo de unos totales desconocidos. Si nos solicitasen esto mismo en un centro comercial, pondríamos el grito en el cielo. Sin embargo, lo hacemos voluntariamente en una plataforma de la que desconocemos sus intenciones y a la que le cedemos un perfil completo nuestro.

Artículo en formato pdf [112 KB]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lorena Fernández

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

11 thoughts on “Facebook, el pegamento de la web 2.0

  1. Una cosilla sobre los términos de uso. Todo el párrafo es correcto, pero falta el resto de ese mismo párrafo, que es:

    …You may remove your User Content from the Site at any time. If you choose to remove your User Content, the license granted above will automatically expire, however you acknowledge that the Company may retain archived copies of your User Content. Facebook does not assert any ownership over your User Content; rather, as between us and you, subject to the rights granted to us in these Terms, you retain full ownership of all of your User Content and any intellectual property rights or other proprietary rights associated with your User Content.

    Vamos, que si no quieres que facebook haga ningún uso raro de contenido que subas a facebook, puedes simplemente borrarlo, y aunque ellos mantengan una copia, no podrán usarlo para nada, y en ningún momento reclamarán otros derechos (tú eres el propietario de ese contenido, etc.).

  2. Me gustaría comentar algunos datos adicionales:

    * Euskera. Facebook también está disponible en euskara. La traducción no está terminada del todo pero todo lo más frecuente sí. Para usar Facebook en euskara no hay más que instalar la aplicación Translations (dentro de Facebook claro).

    * CIA. Algunas mentes conspiranóicas ven una relación de Facebook con la CIA estadounidense. Yo no creo que Facebook sea una herramienta ideada por la CIA para controlar a la ciudadanía, pero lo que sí es cierto es que no tenemos ni idea de quien tiene acceso a los datos personales que introducimos en Facebook ni para qué se puede estar utilizando la red de relaciones que todos los usuarios contribuyen a ampliar y actualizar.

    * FARC. Respecto a la manifestación sincronizada contra las FARC, la organizadora de la manifestación de Bilbao es amiga mía así que puedo dar fe de que la CIA no está detrás de que se llevara a cabo. A pesar de ello, para los que no conozcan la situación política de Colombia, aclarar que hubo mucha gente que criticó el hecho de que se rechazara tan sólo la violencia de las FARC (en los foros se insultaba frecuentemente a Hugo Chávez) y no se rechazara la violencia homicida del presidente de Colombia (Álvaro Uribe) realizada mediante los paramilitares. El debate se dio incluso en el foro de Facebook, pero finalmente la manifestación replicó exactamente la postura de EEUU en el tema. No quiero decir con esto que hubiese ninguna manipulación. Sólo quiero hacer reflexionar sobre los condicionantes que tiene una herramientas dada (por ejemplo Facebook) teniendo en cuenta sus cualidades (publicidad comercial, regalos ñoños entre usuarios, facilidades para hacer tests sobre películas, para hacerte fan de gente…). Será por aquello de que el medio es el mensaje?

  3. Vamos a ver:
    S nadie puede controlar toda la información que está en la red, significa que al mismo tiempo, está a disposición de cualquiera que pueda usarla. Para bien o para mal. Si un chaval la puede usar, cualqueir organización, no hace falta que pongas nombres, porque es difícil demostrar toda la red de tapaderas, ong,s, Fundaciones, etc.. que pueden llegar a usarse. Hay gente muy discretita que espera años, a dar la “campanada”, si fuera necesario, en función de una serie de valores. Supongo que es el doble filo de la comunicación.

    Me parece que has vuelto a leer el libro;-) No es mala lectura apra el verano y voy a buscarlo a la Bibli.

    Me gustaría, algún día, tener una conversación contigo sobre esto, y más 🙂
    Espero que sea en el próximo EFindex, si lo hay. Porfa, di que Sí. Prometo quedarme más tiempo, pero necesito actualziarme.

    Que tengas buen fin de Semana, Sol:)
    Y espero que no empiecen otra vez los anónimos. God.

    Un besín.

  4. Se me olvidaba decir al anónimo que, aunque puedas rectificar, cancelar, borrar o suprimir, hay una cosa que se llama Memoria. ¿No?.
    Sobre gustos hay mucho escrito, pero cree que esta gente, sociedad, partido, patria, identidad, estado, etc.. como sabemos, necesita saber lo que queremos, sentimos, nos gusta, etc..
    Creo que ya he escrito demasiado. Y. Esperando no haber sido pedante, me reafirmo en todo lo anterior.
    Tbo:)

  5. Quiero pensar que en la red solo andan pululando los datos personales que yo quiero. O los que se puedan deducir de la lectura de mi blog (buena suerte, por cierto)

    Lo que me da más miedo es saber realmente qué ocurre con esa información personal si me quiero dar de baja de cualquiera de estos servicios.

    Creo que esa fue la comidilla de la red hace dos o tres meses acerca del caso que nos ocultas. La única manera de darse de baja de feisbuc era vaciar tu perfil e inhabilitarlo, es decir, no activarlo en tres meses. Bueno, como solución técnica es una chapuza, ciertamente.

    Pero me aterra más el pasar por un proceso de baja automática que me borre el perfil publico y vete a saber a donde manda esos datos.

  6. Txopi: cuando me apunté al grupo contra las FARC fui uno de los que expresó ese descontento. Me temo que ahora mismo la objetividad es ya una causa perdida en Colombia.

    Facebook ha servido de huésped para más causas activistas. Gente de Global Voices Online en español estamos traduciendo (vía un wiki, o sea, que en el peor de los casos de aquí a unos meses la habré traducido yo) una guía publicada por la parte gringa de GV sobre los modos en que los activistas etán empleando Facebook.

    Perdón por este ligero spam, aunque como Lorena se irá de vacatas no podrá tirarme nada a la cabeza ;->

  7. AM: por si no me he explicado bien en mi anterior comentario, quería aclarar que los datos que introduces en tú perfil, sólo los pueden ver tus amistades. En cuanto a la red de relaciones, hay bastantes usuarios que no permiten que la gente vea sus relaciones a no ser que sean amigos. Aparte, están los mensajes privados que se envían los usuarios entre ellos, lo que chatean, etc. Es decir, que en Facebook hay un montón de información que sólo pueden ver los dueños del propio Facebook. Además, teniendo en cuenta que todo lo que hagas dentro de Facebook lo cedes a Facebook para que lo guarde incluso después de que lo borres, creo que eso puede dar algo que pensar… No es información pública que está en la red para todo el mundo, sino información con distintos grados de intimidad que Facebook se reserva el derecho de utilizar. Y no hay que olvidar que los inversores de Facebook están intimamente vinculados a la CIA estadounidense. No sé, igual a ti no, pero a mi estas cosas me dan que pensar… Recuerdo cuando Hotmail rastreaba y vigilaba todos los mensajes escritos en árabe en busca de relaciones con Al-Qaeda, o cuando se culpaba a Bin Laden por usar criptografía, como si la criptografía fuese algo malo. Cada vez estamos más controlados en el entorno digital y redes como Facebook (privadas, en manos de inversores capitalistas) no tienen ningún interés en defender los derechos de sus usuarios. Al menos así lo veo yo.

    M@k: sí, he leido algunas cosas de Global Voice y son interesantes 🙂

  8. @anónimo: eso no quita para que se hagan dueños y señores de tus materiales mientras estás usando la plataforma. Es como si te dicen: “si no quieres que nos apropiemos de tus cosas, no las subas”. De cajón.

    @txopi: comparto contigo la incertidumbre de no saber quién tiene acceso a toda la información de Facebook y qué posibles usos se le pueda estar dando. En cuanto al apunte sobre las FARC, yo sí creo que el medio hace al mensaje.

    @am: esa información no está disponible de una forma directa en la Red para cualquiera. Sólo para los administradores de Facebook. Es por eso que estamos en unas pocas manos. Tener una plataforma en Internet tiene también sus responsabilidades. Yo me lo tomo muy en serio con Nireblog porque sé que tengo datos de personas que han decidido confiar en nosotros.

    En cuanto a lo del e-findex, eso está más que hecho 😉

    @may: es cuanto menos “raro” que darte de alta sea tan fácil, y sin embargo, darte de baja, un suplicio. Recuerda demasiado a los proveedores de Internet 😉

    @mak: aún no me he ido de vacaciones, así que te tiraré el blog a la cabeza 😛

  9. Txopi: ¿No me irás a decir ahora que GV es del FB-I? ;->
    Lorena: un blog como éste no puede doler. Tendrás que elegir algo más contundente 😉

    De todos modos, y por aportar un granito de arena al debate…, hm, no, mejor revisais mi blog un mes de éstos, que mañana madrugo y no quiero enrollarme. Pero hablaré de estos temas. Palabrita.

  10. Casualidad, me he encontrado con este artículo que está en inglés pero creo que dice bastantes cosas interesantes. A cuenta de lo que comentábamos sobre la relación entre el medio y su mensaje, por ejemplo dice:
    Facebook es cláramente otro experimento ultra-capitalista: ¿se puede sacar dinero de la amistad? ¿se pueden crear comunidades más allá de los límites nacionales y luego venderles Coca-Cola?
    También hace un resumen sui generis de la política de privacidad de Facebook:
    1. Te vamos a poner anuncios
    2. No puedes borrar nada
    3. Todo el mundo puede echar un vistazo a tus datos íntimos
    4. Vamos a hacer un perfil comercial de ti y no lo puedes evitar
    5. Si dices que no quieres que teenviemos ningún e-mail lo haremos de todas formas
    6. La CIA podrá acceder a tu información cuando le apetezca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *