Deep Web. La red invisible

iceberg

Artículo publicado en la Revista Deusto Nº 126 (primavera 2015).

¿Alguna vez os habéis preguntado cuál es la función de los dominios de internet? Sencillo: que los seres humanos no tengamos que recordar los números que manejan las máquinas (direcciones IP) y así podamos meter nombres “amigables” en nuestros navegadores para acceder a una web. Pero hasta esto está perdiendo su razón de ser, porque muchos son ya los internautas que lo hacen a través de un buscador. Es decir, que para entrar en una plataforma, primero buscan su nombre en Google o similares y luego pinchan en los resultados. Sin embargo… ¿podríamos encontrar todos los contenidos de internet así? La respuesta es un no rotundo porque la red de redes es como un iceberg. Es decir, que solo está indexada su punta visible, dejando una gran cantidad de contenidos ocultos bajo el mar hipertextual. De hecho, se estima que esa Deep Web con poca o nula visibilidad supone el 96% de la totalidad de la Red.

Para entender mejor las partes de este iceberg, podríamos clasificar internet en cinco niveles:

  • Nivel 1 o Surface Web. Aquellas páginas que usamos con frecuencia y que podemos encontrar a través de buscadores. Para navegar por la superficie no necesitamos herramientas ni conocimientos especiales.
  • Nivel 2 o Bergie Web. Páginas que aunque no estando ocultas, requieren de usuario y contraseña para ver sus contenidos. Por tanto, las arañitas de los buscadores no indexan su información. Aquí encontramos foros como 4Chan y páginas aisladas, es decir, aquellas a las que nadie enlaza.
  • Nivel 3 o Deep Web. Según vamos buceando más y más en internet, empezamos a vislumbrar lo más oscuro de la Humanidad: pedofilia, drogas, armas, venta de órganos, trata de personas, creación de virus y otros mercados negros. Por tanto, son las aguas que más gustan a los grupos que están en los límites de la ley, como es el caso del colectivo Anonymous. También ha recibido foco mediático la plataforma Silk Road, donde un usuario podía comprar y vender prácticamente cualquier objeto, desde drogas hasta armas, pasando por documentación falsa. Su creador ha sido recientemente condenado a más de 30 años de prisión. La moneda oficial de este reino profundo, como no podía ser de otra manera, es el bitcoin. De hecho, es aquí donde se hace parte de su blanqueo.
    Pero en este nivel no solo nos vamos a encontrar delincuencia. También podemos descubrir que estas redes son usadas habitualmente por la ciberdisidencia para eludir la censura de muchos países con gobiernos dictatoriales. Ese es el caso de TOR (The Onion Router), un proyecto cuyo propósito es intercambiar mensajes de manera anónima. Aunque según las revelaciones de Edward Snowden, la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) habría conseguido “romperlo” hace tiempo, descubriendo así las identidades de los usuarios que buscan ese anonimato. Y es que las fuerzas de seguridad no están de brazos cruzados por estos lares. Es sabido que el FBI tiene muchos honeypots. Es decir, tarros de miel -webs falsas- para que los golosos criminales metan la zarpa y caigan en la trampa. Otros casos similares a TOR son I2P (Invisible Internet Project) y Freenet, una red de distribución de información descentralizada y resistente a la censura.
  • Nivel 4 o Charter Web. Si en el nivel anterior la moral estaba más que distraída, el contenido aquí es aún más grotesco y viene cargado de una buena cantidad de “conspiranoias”. Los secretos de Estado se mueven como la pólvora, encontrándonos hasta una copia de WikiLeaks.
  • Nivel 5 o Marianas Web. En la fosa marina más profunda las leyendas urbanas campan a sus anchas: que si todo el contenido está cifrado, que si sólo puedes entrar por invitación, que si pertenece a algún Gobierno y muchos otros mitos.

Y tú, ¿navegas por aguas cristalinas o te gusta bucear por zonas más profundas?

Imagen de National Ocean Service Image Gallery (CC by)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lorena Fernández

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

3 thoughts on “Deep Web. La red invisible

  1. Esto de los niveles de internet me suena mas a chorrada de Dross o gente similar.

    No es que estrictamente los haya, creo que solo se les cataloga de alguna manera.

    El problema de hacer un listado asi es que se toma como una verdad absoluta y ahi luego ves a “juankers” que dicen ser “Nivel3 o Nivel X” en Dipwebz y esas cosas.

    En realidad no deberia haber cosa como “niveles”, son simplemente redes distintas basadas en el mismo esquema de comunicacion. TOR, Netsukuku, Freenet, P2P… you name it.

    Solo seria bueno dejar claro que, cualquiera puede entrar a cualquier parte con los programas necesarios, que tampoco son “redes ultrasecretas” o “Programas superavanzados que requieren Linux”

    Informemos en lugar de dar pistas que puedan usarse sin fundamentos…

  2. @Eliot: precisamente la intención de este post es el catálogo, no transmitir que vas pasando de niveles como un videojuego ;-). Y no son redes distintas, como indicas en tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *