Microblogging: La comunicación reducida a la mínima expresión

movil

Artículo publicado en la Revista Deusto Nº 101 (invierno 2009)

La vida está llena de sorpresas. Y si no, que se lo digan a los ingenieros de telecomunicaciones que idearon en su día un canal para mandarse mensajes de control. Si alguien les hubiese indicado que esos mensajes se popularizarían como un servicio de usuario para el envío de texto corto entre teléfonos móviles (los famosos SMS), no hubiesen dado crédito. Que se use ese canal y no el de voz es la razón de que la longitud máxima de un SMS sea de 160 caracteres. Y quizás también esta limitación, además del precio, sea la causa de su éxito. Porque en estos tiempos de prisas en los que nos movemos, la economía de la palabra y el esfuerzo se prima.

Esta misma tendencia se ha trasladado recientemente a Internet de la mano del microblogging, también conocido como nanoblogging: publicaciones de texto de 140 caracteres como máximo para contar qué estamos haciendo en cada momento. Si a esto se le agrega el componente social que posibilita que seleccionemos nuestra red de amigos (aquellos que queremos que vean nuestros mensajes y de los que deseamos estar al tanto de sus vidas), ya tenemos un chat asíncrono en comunidad que requiere un alto nivel de atención. Es decir, se trata de la suma de blogs, redes sociales y mensajería instantánea, con un importante componente de inmediatez y movilidad.

Aunque en su etapa inicial se catalogó el concepto como algo simplón y trivial, la idea ha ido evolucionando. Y es que, a raíz de su popularización, han surgido muchos usos, algunos de ellos sorprendentes. Por ejemplo, durante los congresos, se ha convertido en un foro de discusión en tiempo real. Mientras que los ponentes están disertando a la masa, esa masa genera su conversación en paralelo, teniendo un papel más activo y logrando que personas que no están en ese evento, también participen.

Otro ejemplo lo encontramos en las pasadas elecciones estadounidenses, donde los candidatos han ido narrando todos sus movimientos a través de Twitter. La Red es ya un canal de comunicación más que ha logrado una alta movilización por parte de los ciberactivistas. En este caso se demostró que los demócratas llevaron a cabo una mejor campaña en Internet. Sólo era necesario comparar los seguidores del canal de Barack Obama (por encima de los 112.000) y sus más de 250 actualizaciones, frente a los cerca de 5.000 followers de John McCain con sólo 25 twitteos.

El microblogging también ofrece muchas posibilidades como canal de emisión corporativa para las empresas. Dell, compañía que desarrolla y vende ordenadores, ha creado una cuenta en Twitter para lanzar ofertas especiales a sus seguidores. Medios de comunicación como El País, CNN o Times usan el nanoblogging para distribuir sus titulares y mantener informados a sus usuarios de noticias de última hora.

Incluso se pueden materializar ideas más peregrinas, como la que nos ofrece el proyecto Botanicalls: un nuevo canal de comunicación entre plantas y humanos. Se trata de un sistema que se conecta al vegetal y hace que éste mande su estado en tiempo real a la plataforma. Puede ser interesante ver a nuestro geranio lanzando mensajes de auxilio al ciberespacio si se queda sin agua.

Y existen casos más extremos derivados de la urgencia, como el ocurrido en marzo de 2008. Mientras un tornado azotaba Oklahoma, sus habitantes fueron narrando la localización exacta del mismo en cada momento. O el de los bomberos de Los Ángeles, que aprovechan la utilidad para informar en tiempo real de las alertas ocurridas en la ciudad.

Es curioso analizar esta nueva práctica voyeurista que nos vuelve a todos mirones, a la par que exhibicionistas, narrando nuestro día a día. O más bien nuestro minuto a minuto. ¿Estamos ante nuevas formas de intercambio de información? ¿Afectarán a nuestro lenguaje? Se dice de los jóvenes, que si se les apaga la luz, ya no saben comunicarse. ¿Será esto real? ¿Acabará el microblogging con los blogs? ¿Es lo breve dos veces bueno? Muchas cuestiones para responder en tan sólo 140 caracteres.

Plataformas de microblogging

Twitter: se trata de la herramienta más conocida y extendida, dado que fue la pionera en estos menesteres allá por julio de 2006 y, por tanto, la que logró la revolución. Aunque no es la más avanzada técnicamente, cuenta con el ingrediente fundamental: los usuarios. La sencillez es su principal característica: sólo permite enviar mensajes, ya sean públicos o privados. Debido a su éxito, ha tenido numerosos problemas de estabilidad del servicio, aunque ya parecen resueltos. Cuenta con un gran número de aplicaciones de terceros que ayudan a twittear lo que hacemos de forma más fácil y desde múltiples lugares (ordenadores, móviles, PDA’s,…).

Jaiku: como no era de extrañar, el todopoderoso Google también tiene su propio servicio, que compró en 2007. Es tecnológicamente superior a Twitter. Sin embargo no termina de arrastrar a los usuarios y crear ese “efecto red”. Aún es necesaria una invitación para poder acceder.

Plurk: es un sistema más gráfico que el resto, puesto que muestra los mensajes en una línea temporal horizontal. Se caracteriza por contar con un sistema de méritos, también denominado karma, que proporciona puntos en base a nuestra actividad.

Pownce: la peculiaridad que presenta este servicio respecto a los anteriormente descritos, es que posibilita compartir archivos y eventos, lo que le convierte en una red P2P personal.

Si os parece una locura tener todas vuestras redes sociales actualizadas, existen también sitios web como ping.fm que permiten escribir en un único lugar y que ese mensaje se disperse después por el mundo.

microblogging

Artículo en formato pdf [245 KB]

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

Últimas publicaciones de Lorena Fernández (ver todas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...