La brecha digital, la clave está en el uso y ya no tanto en el acceso

espinoCuando me preguntan por el futuro de la web, yo lo tengo claro: los dispositivos móviles. Poder acceder en cualquier momento y en cualquier lugar a la información será la próxima revolución (póngase aquí el número que se quiera seguido de un punto y un cero). Para analizar el impacto que puedan tener las nuevas tecnologías en nuestro día a día, tendremos primero que conjeturar la entrada de éstas en todos los segmentos de la sociedad. Lo que se conoce como brecha digital o digital divide es uno de los frenos a esta introducción.

Generalmente, cuando se habla de brecha digital siempre se tiende a un concepto simplista que recoge exclusivamente un problema tecnológico o de acceso físico a las nuevas tecnologías. De hecho, en sus orígenes, la administración Clinton (acuñadora del término) hacía distinciones entre “conectados” y “no conectados”. Así que no es de extrañar que las soluciones que se presentan pequen también de este tinte: con poner más equipos al alcance de todos los estratos sociales y mejorar las conexiones de red, asunto arreglado.

Sin embargo, éste sólo es uno de los síntomas que preceden a la enfermedad. Si bien hay personas que cuentan con la tecnología adecuada, luego no saben utilizarla o hacen un uso muy por debajo de las posibilidades que ofrece. Por tanto, esto rompe con la idea dicotómica del acceso (o se tiene o no se tiene), y plantea la existencia de diferentes grados de uso. Incluso se podría hablar de tres divisiones: la élite de la información, los analfabetos digitales y la mayoría de usuarios (Van Dijk, 2003). En el primer caso están las personas que hacen un empleo intensivo de Internet gracias a una mejor tecnología conjugada con sus habilidades. El segundo grupo se refiere a las personas con escasa habilidad o imposibilidad de utilizar las nuevas tecnologías. Las causas de esta incapacidad pueden derivar de la falta de educación digital o bien por lo que se denomina coloquialmente como tecnofobia. En muchos casos, esta tecnofobia, a parte de la falta de motivación, se trata de un mal muy común y estudiado en la psicología: el miedo a lo desconocido. No es por tanto algo específico de la tecnología e irá disminuyendo según pase el tiempo y los nativos digitales colonicen la sociedad, dado que para ellos ya nada será extraño. Habrán asimilado las TIC como algo natural. Las habrán amortizado.

A la hora de abordar la alfabetización digital, toca hacerlo también estableciendo una serie de competencias digitales mínimas (leer el correo, hacer uso de los buscadores, publicar contenidos, …) y luego otras más específicas del sujeto en cuestión.

Analizando los resultados de la encuesta de la Sociedad de la Información-ESI-Familias perteneciente al último trimestre de 2008 realizada por el Eustat (Instituto Vasco de Estadística) para la población de 15 años o más de la Comunidad Autónoma Vasca usuaria de Internet, descubrimos datos interesantes en base a categorías sociales como son el sexo, la edad, la educación y la actividad ocupacional:

Edad

15-24

25-34

35-44

45 y más

88,2

79,2

70,1

27,1

Sexo

Hombres

Mujeres

55,0

46,2

Actividad

Estudiantes

Ocupados

Inactivos y parados

95,4

68,7

17,7

Educación

Primaria

Secundaria

Superior

6,3

60,7

88,7

Una primera conclusión nos dice que los nativos digitales vienen con Internet de serie, sobre todo, a partir de secundaria, ganando terreno a los inmigrantes digitales (también conocidos por llegar tarde a las TIC). La vida cotidiana de los nativos transcurre en torno a Internet. Su relación con la información es diferente de la de sus padres. Se pasa de la intimidad y censura al exhibicionismo. De guardar el conocimiento en una caja fuerte a abrirlo y compartirlo. Estudiando a estos nuevos usuarios de la Red, descubriremos las tendencias del futuro. Otro dato, éste más negativo, es la brecha existente entre hombres y mujeres.

Seguimos con la reflexión de cara a presentar la comunicación al Foro OcioGune 2009 ¿Vosotros qué opináis?

Por el día, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche, rompiendo techos de cristal en Doce Miradas. Y como dormir está sobrevalorado, colaboro en Radio Bilbao en la sección "De las ondas a la red" del programa Hoy por Hoy Bilbao. Puedes saber más de mí o echar un vistazo a mis publicaciones, cursos y participación en congresos.

Últimas publicaciones de Lorena Fernández (ver todas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...